La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>      Opinión >>       Firmas >>        Búsquedas
CONTRAQUERENCIA

¿EN QUE MANOS ESTAMOS?

Sin duda que esta es la pregunta que muchos aficionados zaragozanos se hicieron el pasado lunes tras conocer el contenido definitivo del Pliego de Condiciones para la Adjudicación de nuestra Plaza de Toros de "La Misericordia" durante las temporadas 2007 y 2008 elaborado por la Diputación Provincial de Zaragoza (D.P.Z.). Tengo que decir que, personalmente, la decepción fue enorme y la sensación de que una oportunidad de oro se volvía a perder por culpa de la irresponsabilidad y la ineficacia de una institución, o mejor dicho, del equipo de gobierno de una institución pública, me embargó durante toda la semana.

Pero entremos en antecedentes. La temporada 2006 ha resultado una de las más interesantes de los últimos tiempos en nuestra plaza. Al buen nivel ganadero, tanto en presentación como en juego, se ha sumado la masiva respuesta de aficionados que, según datos de la empresa, adquirieron en taquilla durante la feria mas de 200.000 entradas. Al mismo tiempo, la empresa manifestaba públicamente su satisfacción por el resultado económico de la temporada y la prensa local destacaba con bastante unanimidad la mejora general en la presentación de las corridas y, en fin, apenas hubo baile de corrales y la afición parece que volvía a recuperar la ilusión por acudir a nuestra plaza de toros de "La Misericordia". En este contexto general positivo -quizás el más optimista de los últimos años- el concurso para la adjudicación de la gestión de nuestra plaza de toros aparecía, como decía al principio, como una oportunidad única para poder reforzar la categoría de nuestra plaza a partir de la consolidación de alguna de sus señas de identidad: su condición de plaza de temporada y su papel central en el devenir de la Tauromaquia en Aragón.

Pero claro, el aficionado propone y los políticos descomponen. Todo el trabajo, brillante en mi opinión, desarrollado por los diversos colectivos de aficionados zaragozanos agrupados en la "Plataforma de Aficionados en Defensa de la Plaza de Toros de Zaragoza" ha resultado burdamente despreciado por los responsables políticos de una Diputación de Zaragoza que han preferido elaborar un pliego mediocre, ruin, conservador y opaco, que supone un claro paso atrás en un momento en que la necesidad de reforzar los valores positivos del espectáculo taurino en la sociedad, especialmente entre los sectores más jóvenes, parece especialmente necesario. Claro, que en estos momentos me vienen a la cabeza las palabras del presidente de la D.P.Z., Sr. Lambán, creo que nada más tomar posesión de su cargo,: "Haré de la participación de los zaragozanos el eje de mi mandato". Pues vaya Sr. Lambán, que pronto se le olvidaron sus promesas.

Pero vayamos al pliego. Pensemos por un momento que es el único documento público que elabora la institución provincial zaragozana sobre nuestra plaza de toros y que lo hace, normalmente, cada cuatro años. En teoría en él la D.P.Z. debería definir con mas o menos amplitud su proyecto, no sobre un simple inmueble, sino sobre su política taurina. Pues bien, resulta que en definitiva, de toros, el pliego dice poco o nada. Claro, que menos habla de festejos populares, de promoción, de cultura... Eso si el conjunto de cláusulas, avales, prerrogativas y demás salvaguardas corporativas para la institución provincial son extensísimas, no sea que vaya a faltar alguna garantía y el mundo se venga abajo. Da la impresión de que para la D.P.Z. la plaza es un monumento y que con conservarlo limpio y reluciente ya cumple con su obligación. Mi opinión es la contraria. Opino que la responsabilidad pública es la de dar vida a nuestro coso taurino, hacerlo revivir y convertirlo en un agente activo de la Tauromaquia del siglo XXI.

¿Qué es lo que no me gusta de este pliego? Pues no me gusta la cláusula que limita la participación empresarial a tan sólo tres o cuatro profesionales taurinos ("cinco años de experiencia en plaza de primera en los últimos doce")- oligopolio se llama, creo, esta figura en teoría económica-; no me gusta que las empresas se vean obligadas a pagar un canon de sesenta millones de pesetas de un dinero que, no nos engañemos, luego dejan de percibir ganaderos y toreros (que más le dará a la Diputación de Zaragoza el arañar veinte o treinta millones más en un presupuesto de casi 19.000 millones de pesetas); no me gusta tampoco que de partida perdamos ya una novillada sin caballos y menos me gusta que se limite a un solo festejo por categoría la posibilidad de aumentar el número de espectáculos (es decir de nuevo tendremos cerrada la plaza entre los meses de junio y octubre); no me gusta que no se hable en este concurso de un evento tan importante como es de la Expo 2008 (creo que nos merecemos una programación especial en estas fechas); no me gusta la corrida concurso bianual (sino se cree en ella mejor no haberla incluida); no me gusta que, una vez mas, se ignore totalmente una realidad tan importante en nuestra tierra como son los festejos populares; no me gusta que no se dé más libertad de iniciativa a las empresas; no me gusta que no se hable casi nada de cultura; no me gusta la redacción, no me gusta el espíritu; no me gusta, en definitiva, absolutamente nada este bodrio de pliego que ha redactado nuestra insigne institución provincial.

Me decía un amigo esta semana, medio en serio medio en broma, que este es un pliego antitaurino, que parece redactado por personas que no tienen ningún interés por que la Fiesta vaya hacia delante. La verdad es que no puedo de dejar de pensar igual que este amigo al imaginar nuestra plaza de "La Misericordia" durante los próximos años. Creo que el Pliego que necesitaba la Plaza de Zaragoza no era de ningún modo este Pliego. Más bien al contrario, nuestro coso necesitaba un proyecto de arquitectura abierta, renovador, que asumiendo de la rentabilidad de la explotación propusiera una gestión activa de "La Misericordia" como eje de la Fiesta en Aragón. Sin embargo, lamentablemente, no hay ningún proyecto de futuro en este Pliego. Lástima.

¿Cuándo tendremos en las instituciones aragonesas representantes políticos que estén a la altura de su responsabilidad? ¿Cuándo tendremos algún representante político que se preocupen por la Fiesta de los Toros? Creo que al paso que vamos nunca. Sinceramente pienso que nos merecemos otros representantes que quieran representar de mejor manera los verdaderos intereses de los ciudadanos. Desde luego que con estos representantes no me queda mas que preguntarme, como hacía mi amigo,: ¿Quiénes son los verdaderos antitaurinos?, ¿En que manos estamos?

 

DAVID DIEZ HERNANDEZ

Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.