La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     Opinión >>       Firmas >>        Búsquedas
CONTRAQUERENCIA

El Toro de Santa Coloma

David Diez

Los más de noventa años transcurridos desde que en 1.905 el conde de Santa Coloma formara el ya legendario encaste que lleva su nombre nos ofrecen una perspectiva lo suficientemente amplia como para tratar de analizar la aportación de este encaste a la historia de nuestra Fiesta Nacional. Esperemos poder seguir disfrutando de estos toros durante muchos años m s con permiso, claro está, de los "figuras" del toreo.

Rastreando por la genealogía del toro de lidia nos encontramos con que allá por el año 1884 Dolores Monge, viuda de Murube, traspasa la mitad de su ganadería a Eduardo Ibarra quien tras veinte años de reiterados éxitos la vende dividida en dos lotes, uno de los cuáles, tras pasar por diferentes propietarios, acaba en manos del conde de Santa Coloma el cual al añadir reses procedentes del Marqués de Saltillo fija para la leyenda las genuinas características de su encaste.

Genio y bravura

A partir de entonces y durante 27 años los ejemplares de Santa Coloma triunfan repetidamente por los cosos de toda España y muy especialmente en Madrid, donde el 11 de mayo de 1919 salta a la arena el toro "Bravío" que haciendo honor a su nombre ha pasado a la historia como uno de los ejemplares mas encastados jamás lidiados en la capital de España.

Fue, por tanto, la bravura la principal cualidad de esta legendaria divisa. Una bravura acompañada de importantes dosis de agresividad y vibración, características que sumadas a un imponente trapío - eran toros hondos, enmorrillados y astifinos- situaron a los ejemplares del Conde en cabeza de las preferencias de la afición de la época.

Llegados a este punto es conveniente aclarar una cuestión. Es un hecho muy generalizado, especialmente entre cierta crítica taurina, la identificación de las reses procedentes de Santa Coloma con un tipo zootécnico de toro - chicos, bajos de agujas, playeros y cárdenos - que poco o nada tiene que ver con las características fundacionales del encaste. Lo cierto es que entre los años 1905-1930 el ganado santacolomeño competía en peso y presentación, en plazas tan importantes como Madrid y Bilbao, con ganaderías tales como Miura, Pablo Romero, etc. Este hecho lo ha reflejado el aficionado madrileño Rafael Cabrera en su interesante trabajo "Leyenda y mito del toro de Santa Coloma".

Los nuevos santacolomas

Retomando el orden cronológico nos encontramos con que en 1932 el Conde de Santa Coloma, arruinado, se ve obligado a vender su ganadería a dos jóvenes socios sevillanos Joaquín Buendía y Felipe Bartolomé los cuáles, tras un largo y riguroso proceso de selección que dura m s de diez años, logran cambiar la violencia y el genio de antaño por una m s comercial condición de nobleza encastada, aunque sin desechar el alto grado de bravura congénita en toda la trayectoria de esta ganadería.

Desde entonces y durante 60 años los, ahora sí, cárdenos y recogidos Buendía&Santacoloma continuaron frecuentando, y con éxito, las mas importantes plazas del país (especialmente las gestionadas por la casa Chopera) siendo estoqueados por las máximas figuras de cada época, entre los que cabe destacar por su fidelidad a esta vacada los nombres de Carlos Arruza y Paco Camino. En la presente década y coincidiendo con un tiempo marcado por la comodidad de las llamadas "figuras" del toreo, los hierros de Buendía y Bartolomé se han visto paulatinamente excluidos de las principales ferias viéndose obligados a lidiar sus ejemplares en plazas de menor responsabilidad y con toreros de los llamados "modestos".

Hacia el siglo XXI

A partir de los años 60 muchos ganaderos nacionales y foráneos, conocedores del alto grado de casta y bravura que atesoraban en sus genes las reses santacolomeñas vuelven su mirada hacia la ganadería de Joaquín Buendía, adquiriendo un gran número de vacas y sementales de este hierro. Este hecho ha permitido la expansión de este encaste por toda la geografía mundial del toro de lidia, garantizando al mismo tiempo su pervivencia en el futuro.

Hoy, próximos ya al siglo XXI, las reses santacolomeñas se presentan frecuentemente en los cosos de todo el planeta taurino ofreciendo una gran cantidad de matices diferenciadores, lo que acrecienta el interés hacia estas vacadas. Tan santacolomeñas son, por ejemplo, los noble y colaboradores ejemplares de Dionisio Rodríguez o Ana Romero, los enrazados novillos de Ignacio Pérez Tabernero o las muy encastadas reses de La Guadamilla.

En la misma línea de vibración y movilidad resaltan las ganaderías de Martínez Elizondo - propiedad de la familia Chopera -, Guadaira y las históricas del campo charro de Alipio Pérez Tabernero y Pilar Población.

Por su nobleza, no exenta de cierto picante, merecen citarse los hierros de La Quinta, Terrubias, Flores Albarán y el más antiguo de España, Aleas, ahora propiedad de José Vázquez. Menos interés poseen las reses de Río Grande y Javier Pérez Tabernero, orientadas hacia la satisfacción de las figuras en plazas de poca categoría.

Hernández Plá. El milagro de la casta

Desde que a mediados de los años cuarenta los hermanos madrileños Hernández Plá recuperaron el viejo y legendario hierro familiar de Esteban Hernández, el encaste santacoloma cuenta con uno de sus máximos valedores en los serios y bravos ejemplares de esta vacada madrileña.

Partiendo de los excelentes cimientos que proporcionaron Tejón y León, sementales ambos del hierro de Joaquín Buendía, la ganadería de Hernández Plá ofrece unos santacolomas vibrantes y encastados muy en línea, en cuanto a trapío, de los viejos toros del Conde de Santa Coloma.

Desde que en 1974 debutase en Madrid con un toro de excelente juego llamado "Limonero", la vacada de Hernández Plá se ha ganado la consideración de la afición madrileña, especialmente por la excelente presentación y juego de sus astados, sobresaliendo sobremanera el ya mítico toro "Capitán", corrido en Madrid en el año 1979.

Atrás Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.