La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     Opinión >>       Firmas >>        Búsquedas
CONTRAQUERENCIA

PARQUE JURASICO

Si amigos, "Parque Jurasico", ese es el aspecto de la finca "Soto de la Barca", propiedad de los Hermanos Ozcoz. Sé que existen muchos aficionados reticentes a creer que todavía pueda quedar algo, algún vestigio, cualquier reminiscencia de lo que fue la añorada Casta Navarra , bien, pues a todos estos incrédulos, los animo a que visiten esta hermosa finca, les aseguro, que al igual que en la película "Parque Jurásico" , cuando llegan esos científicos buscadores de restos de dinosaurios a esa isla en la que los dinosaurios existen de verdad, van a quedarse gratamente sorprendidos, viendo que la Casta Navarra no ha muerto definitivamente. Sé que está muy enferma, casi agonizante, Pero mientras hay vida, hay esperanza.

 

UN POCO DE HISTORIA:

La procedencia de las reses de Casta Navarra se pierde en la más remota antigüedad. Se asemejan bastante, sus reses, al primitivo "Bos Brachyceros"

Y podrían haber pasado desde Europa a través del Pirineo y haberse establecido en las montañas de Navarra, bajando más tarde a las riberas de los ríos afluentes del
Vaca muy representativa de Casta Navarra

Ebro y así paulatinamente, hasta la ribera del río padre. Por lo tanto la denominación de este encaste debería ser "Casta del Ebro" o, como bien lo llama Sergio Ozcoz, "Casta de la tierra", pero no entremos en ese debate.

En 1670 aparece la figura de D. Joaquín Antonio de Beamont Ezcurra y Mesía, marqués de Sta. Cara, que es el primer ganadero que empieza a cuidar y seleccionar las reses de Casta Navarra, hasta entonces campantes y medio salvajes por los montes navarros.

En 1690 se lidiaron en Pamplona toros del marqués y en 1701 de su capellán, D. Juan Escudero, quien transmite la ganadería a Martín de Virto y este a Doña Isabel de Virto y Luna que se casa con D. Antonio Lecumberri, hereda la ganadería más tarde el hijo de ambos y este la vende a D. Francisco Javier Guendolaín, Antonio Lizaso, Joaquín Zalduendo y Felipe Pérez Laborda, de estas ganaderías es de donde arrancan todas las demás que han tenido o que tienen sangre de este enacaste "navarro".

Pero de todas las vacadas navarras. La más representativa fue, sin duda alguna la de D. Nazario Carriquiri, procedente de la de D. Francisco

Javier Guendolaín y que más tarde pasó a manos del conde de Espoz y Mina

Esta ganadería de D. Nazario,llegó a alcanzar tanto cartel como las principales de Andalucía y Castilla, pero el comportamiento de sus toros, de los cuales se decía que nunca daban una voltereta de balde, que siempre que cogían herían, llevó a los toreros a no querer anunciarse con ellos y poco a poco fue desapareciendo . Fue durante muchos años el terror de toreros y picadores ,

Como se aprecia todavía quedan vestigios de Casta Navarra

que por aquel entonces tomaban mucho más partido en la lidia, saltaban a menudo la barrera, pero no como síntoma de mansedumbre, sino persiguiendo a los toreros.

El arquetipo de esta raza es: cabeza pequeña, astas cortas y veletas, en la mayoría de los casos en forma de lira, de color caramelo, ojos saltones y grandes, chatos, cuello corto y ancho, cuerpo pequeño y fino, anca pequeña, cola larga capas coloradas en su mayor parte, retintas, castañas, melocotón y negras estas en menor proporción.

      La imagen de la derecha es la más representativa de la descripción de lo que debe ser el tipo de la Casta Navarra, pero también he querido introducir una res de capa negra para que se pueda apreciar que también puede darse esta capa.

Tras este repaso histórico quiero volver al título del artículo. Parque Jurásico, lo he titulado así, porque como he dicho anteriormente los pocos vestigios representativos de lo que fue este encaste están en casa de los Hnos. Ozcoz entre otras fincas navarras y aragonesas, quizás las reses navarras de estos ganaderos no tengan absoluta pureza de lo que fue la Casta Navarra, pero se puede decir que, en cuanto a capas, hechuras y comportamiento del ganado, sigue existiendo buena dosis de esta sangre que algunos daban por desaparecida

Ahora bien; puede surgir la pregunta ¿Por qué siguen manteniendo estos ganaderos dosis de Casta Navarra?, ¿No le hacían tantos ascos los toreros?. La respuesta está en las capeas. Gracias a las capeas se sigue manteniendo parte de este encaste. Las reses de Casta Navarra dan un juego excepcional en las capeas. Son vacas muy bravas, superiores en los roscaderos o suerte del cesto, dan

Famosa vaca de nombre "Carinegra", propiedad de los Hnos. Ozcoz,

Acompañada por su becerro, esta vaca ha sido vencedora indiscutible en

Varios concursos de roscaderos celebrados en la Plaza de toros de Zaragoza

muy buen juego en los recortadores y sobre todo aseguran el espectáculo que no es poco.Estas vacas "royas", como vulgarmente se les llama en toda la ribera del Ebro desde Tudela hasta Gelsa de Ebro, suelen humillar en el roscadero, persiguen hasta límites insospechados a los recortadores hasta llegar a saltar la barrera tras ellos y no le ponen nada fácil su labor a la hora de meterle las anillas en los pitones, ya que aprenden rápido y suelen cortar y esperar mucho en los recortes, dando, por lo tanto, emoción al espectáculo,

Vaca embistiendo humillada al roscadero.

esa emoción tan buscada en los festejos mayores. A menudo suelo visitar poblaciones en sus fiestas patronales en las cuales el festejo estrella son las capeas o "las vacas" como se les suele llamar. Las capeas pueden ser soltando vacas por las calles de la localidad o encierros ,o también se puede realizar dicha suelta en plazas de talanqueras o también en plazas de toros portátiles, aunque estas últimas tienen mucho menos sabor. Es digno de ver estas vacas "royas" en acción. En la calle he llegado a ver vacas que parecían huir, no perseguían a nadie, pero de repente ven a un mozo colgado de una ventana y se van a por él llegando incluso a apoyar sus patas delanteras en la pared para poder estirar más el cuello y así poder cogerle. He visto algunas de estas vacas navarras, que en las tientas tradicionales cualquier ganadero las hubiese mandado directamente al matadero, manseaban en el caballo y luego en la muleta no tenían ni un pase, pero luego en la capea han sido superiores, se arrancaban de largo al roscadero humillando y metiendo riñones en el encuentro, o bien eran auténticas máquinas de embestir y de perseguir a los recortadores, de aquí se deduce lo complejo de las tientas para estos ganaderos, que pueden ver vacas imposibles para la forma de interpretar el toreo de la actualidad, pero, sin embargo pueden dar un juego superior en las capeas.

              Por lo tanto, si las capeas, son las artífices del mantenimiento y conservación de la Casta Navarra, deberemos defenderlas a capa y espada, reglamentándolas como es debido y mimándolas incluso. Y también , como no, habrá que ayudar en todo lo que se pueda, echando mano incluso de subvenciones por parte de las administraciones, a los ganaderos que siguen conservando este encaste agonizante.El caso que nos ocupa , el de los Hnos Ozcoz, es el de unos ganaderos con una afición desmedida por las capeas, aunque cada vez están lidiando en mayor número los machos en novilladas sin caballos y becerradas, y, por consiguiente, cada vez más va disminuyendo el número de reses de Casta Navarra, ya que, los toreros les exigen ganado de "garantia", como ellos dicen, y deben echar mano de vacas y sementales de otros encastes, porque los novilleros y fíjense que digo novilleros , solo con oír ganado de la tierra, que es lo mismo o parecido que ganado de Casta Navarra, se ponen a temblar.

En definitiva, conclusión, si queremos mantener, y porque no, aumentar, este encaste navarro, potenciemos las capeas y ayudemos a los ganaderos que poseen , en menor o mayor medida reses de Casta Navarra.

 

Ojalá que nunca tengamos que lamentarnos por la desaparición de tan bellos y bravos ejemplares.

Este quiero que sea un artículo reivindicativo, denunciando la desaparición de encastes, como es el caso que nos ocupa, aunque también podríamos hablar de la merma de otros encastes como Sta. Coloma, Vega Villar, Veragua....etc..

 

Emilio Pérez (Jaramago)

Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.