La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     Opinión >>       Firmas >>        Búsquedas
CONTRAQUERENCIA

 El pase natural

"Tener mano izquierda"

Mario Montenegro

Empezaré estas líneas comentando porqué se le denomina "natural" al toreo ejecutado de frente con la mano izquierda.

Para aclarar esta cuestión debemos remontarnos a los inicios del toreo a pie, cuando los toreros después de realizar breves lidias, portando siempre con ellos muleta y estoque, buscaban rápidamente el momento oportuno para cuadrar al toro y recetarle la estocada que acabase con la res. De este modo lo "natural" era portar la muleta con la que defenderse y bregar en la mano izquierda mientras que el estoque quedaba en la derecha.

Lo que hasta entonces había sido una lidia desordenada y anárquica se revoluciona con la llegada de Costillares. El toreo se ordena en diferentes suertes y es a partir de entonces cuando los tratadistas distinguen diferentes pases de muleta en sus obras y aparece por primera vez en sus escritos el término "regular o natural". Pero es Pepe-Hillo quien por primera vez describe en su tauromaquia la forma de realizar el pase natural: "Para la suerte la pone al lado del cuerpo -la muleta- y siempre cuadrada; y situado en el terreno del toro, lo insta a partir, y lo recibe en dicha muleta al modo de la suerte de capa al pase regular".

Ciñéndonos a la tauromaquia contemporánea, es para este aficionado el pase natural el fundamental en la suerte de muleta, siendo el que descubre a los toreros pusilánimes o ventajistas.

Para ejecutar el pase natural es importantísima la forma de coger la muleta. Esta debe ser agarrada por la parte media del estaquillador, nunca por un extremo. La figura del matador debe estar relajada y firme -con naturalidad- sin amaneramiento ni contorsiones extrañas. Se debe presentar la franela estando cruzado con la res, según dictan sus características - bravura, codicia, pies -, y citar con la muleta por delante, no a la altura de la cadera ni retrasada. Una vez arrancado el toro debe traérsele embebido en los vuelos de la muleta, cargando la suerte y toreando en redondo, llevando el viaje del toro con dominio y la máxima largura posible, dejándolo colocado para ligar el siguiente muletazo sin enmendarse.

La complejidad de este lance reside en que la muleta al no ir montada con el estoque tiene menos superficie con la que citar y embarcar las embestidas, además de mucho más vuelo, con lo que es importantísima la muñeca del matador, su toque y pulseo. Si a esto añadimos el toreo con la mano baja, quebrando la cintura y cargando la suerte, la dificultad y exposición es enorme. Si se realiza de forma ortodoxa y con pureza estaremos ante una obra de arte.

Muchas tardes aburridas han sido borradas de un plumazo con dos naturales de gloria que nos han hecho olvidar todos los demás sinsabores. Quién si no ha podido olvidar la faena de José Tomás al toro de Alcurrucén en San Isidro de 1997, basada exclusivamente en el toreo al natural. Su pureza, verdad y belleza causó conmoción. Este es el toreo de siempre, el toreo intemporal, un toreo sin aspavientos ni florituras.

Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.