La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     Opinión >>       Firmas >>        Búsquedas
CONTRAQUERENCIA

Más cornás da el hombre

Mario Montenegro

A finales del siglo XIX Manuel García «El Espartero», reflexionando acerca de las penurias y privaciones pasadas en su niñez, pronunció una frase que ha pasado a la historia: "Más cornás da el hambre". Su celebre sentencia, «El Espartero», hoy la sustituiría por: Más cornás da el hombre. Esta conclusión es debida a la catastrófica evolución que ha sufrido el toreo hasta colocarse en una situación en que lo único importante para ser torero es tener un fuerte respaldo económico.

En la actualidad a los novilleros las cornadas más dolorosas se las pegan en los despachos. Entre la muleta del chaval y el novillo existen muchos intereses cruzados: intermediarios, clanes, ponedores, comisionistas, trincones, empresarios, apoderados, veedores, etc.

Todos sabemos que detrás del novillero que vemos hacer el paseíllo cargado de ilusión y esperanza se esconde, en demasiadas ocasiones, la tragedia de una familia o un amigo que cree en él y que terminan arruinados económicamente por la afición de ese niño que sueña con la gloria del toreo.

Antes, uno se hacía torero para ser rico; ahora hay que ser rico para poder ser torero. Triste pero cierto. Hoy en día el chaval que no tenga un fuerte respaldo financiero (ponedor) lo tiene realmente crudo para coger oficio en los ruedos y ganarse un hueco en el escalafón de novilleros.

La excusa para sangrar a los chavales les viene a los empresarios al pelo. Que si las novilladas son deficitarias, que si hay muchos gastos, que si no atraen gente a la plaza, etc. Con esta coyuntura le piden al novillero el 33% de los gastos del festejo o le obligan a comprar una cantidad desorbitada de entradas que después el chaval revenderá como pueda para recuperar lo puesto. Con esto y con las subvenciones de los Ayuntamientos o las comisiones de fiestas de los pueblos el negocio es redondo. Existen mil artimañas para que al organizador del festejo le quede un dinerito, y a los chavales que los zurzan ... Algo huele a podrido en la Dinamarca del toreo.

Señores empresarios, den oportunidades a los novilleros que tengan aptitudes y se lo ganen en el ruedo con su esfuerzo y déjense de monsergas. ¿Recuerdan ustedes el tándem Litri-Aparicio en Valencia?, ¿Recuerdan a Antoñete o Chamaco en Barcelona?, ¿Recuerdan a Paco Camino o Pedrito de Portugal en Zaragoza?, ¿Recuerdan como llenaban las plazas Palomo, El Cordobés, Finito, Manolo Sánchez, El Juli, Manuel Caballero, Jesulín, y tantos otros?, ¿ Fueron estos novilleros deficitarios? Por favor confeccionen carteles atractivos con novilleros que tengan ganas de ser gente en esto del toro y olvídense de llevárselo calentito con los chavales.

El colmo de los colmos es cobrarle a un chaval por pegarle unos muletazos a una vaca en un tentadero, esto es algo que ocurre hoy en día. No por matar un novillo a puerta cerrada. Sólo por poder torear en un tentadero de hembras, a poner, y si no te interesa ... aire.

Esta profesión no es tan justa como se pinta, se mueve mucho dinero e intereses y por eso se cometen tantas injusticias. Chicos que apuntaban unas condiciones extraordinarias para el toreo han abandonado aburridos y amargados porque no podían hacer frente a la gran cantidad de dinero que les cuesta jugarse la vida. Los chavales o sus mentores corren con todos los gastos de cuadrilla, desplazamientos, manutención, alojamientos e imprevistos. Si a todo esto le añadimos el costear 1/3 parte del festejo, es demasiado. !!Salir a exponer los muslos en una novillada puede costarles casi un millón de pesetas¡¡

En la actualidad el único camino que les queda para torear sin arruinarse es marcharse a Méjico, donde existe un circuito de novilladas modélico y donde aún pueden anunciarse los chavales gracias a sus méritos sin poner dinero y una vez allí hacerse un nombre como novilleros y regresar con algo de caché y oficio. El último ejemplo lo tenemos en José Tomás. Si este torero no se hubiese marchado a Méjico y triunfado, quizás aún hoy estaría en su casa esperando una oportunidad.

¿Existen soluciones a tanto desaguisado? Yo creo que sí, la solución está en manos de la administración que al no investigar y sancionar duramente estos hechos, está invitando a que esta lacra continúe. En primer lugar se debería obligar a todos los cosos de 1ª y 2ª categoría a realizar un determinado número de novilladas y becerradas (miniferias) y en las ferias de 3ª categoría habría que abrir un hueco en los carteles para programar al menos una novillada.

En segundo lugar tendría que realizarse un seguimiento exhaustivo de todos los festejos menores, personándose la autoridad competente durante el pago a novilleros y cuadrillas y exigiendo comprobantes de los gastos, pagos de seguridad social, etc. Por último, en tercer lugar, se debería exigir a los medios de comunicación la denuncia de los "empresarios-comisionistas" que se dedican a vivir de los novilleros y éstos negarse en redondo a pagar por torear. Finalmente habría que motivar a las empresas a programar novilladas con mayores exenciones fiscales, subvenciones y apoyos por parte de la administración: Ayuntamientos, Diputaciones Provinciales y Comunidades Autónomas.

Lo evidente es que se están cargando la fiesta en su raíz ("entre todos la mataron y ella sola se murió"). Aquí todos se pasan la patata caliente y nadie pone manos a la obra para acabar con la picaresca que existe en este mundo.

¿Recuerdan la frase? "Gana más dinero que un torero". Por arte de los taurinos arribistas esta frase hoy se ha convertido en: "Estoy más tieso que un novillero sin padrino".

Otro día hablaré del escalafón de matadores que también tiene guasa.

Atrás Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.