La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     Opinión >>   Firmas >>    Olegario "El Olé" >>        Búsquedas
CONTRAQUERENCIA

SEGUNDO HECHO IMPORTANTE: NAPOLEON ROBLEÑO.

 

Si sensacional estuvo la cuadra de caballos de Bonijol, no menos se puede decir de la actuación de Fernando  Robleño. El “enano” y  perdónenme por la repetición que viene a continuación, estuvo en torero  toreo en Vic-Fezensac.  Me voy a permitir  llamarle, desde hoy,  Napoleón, más adelante les comentaré los porqués de tal comparación y espero que los entiendan y compartan.

 

El torero madrileño dio en Vic una lección magistral, como suena, con todas sus letras;  y en Ceret la volvió a exponer con igual fortuna y para el mismo asombro de los presentes. Robleño es el Domingo Ortega actual  salvando la mucha distancia del tiempo, arte  y  elegancia; el Ruiz Miguel de no hace muchos años... Es, sin la menor duda, la muleta más poderosa que hay y subrayo  está afirmación porque entra y lo pretende en clara confrontación con los Poncistas, aquellos que piensan que la muleta más poderosa es la de Enrique Ponce.

 

Los que  nunca hemos comulgado con ruedas de molinos, perdónenme la falta de modestia,  no podemos  reconocer a Enrique Ponce, con los Toros de verdad, más PODER del que ha demostrado Napoleón (Robleño) tanto en Vic, Madrid, Ceret o Bilbao este año de 2004. 

 

¿Qué el Valenciano tiene el suyo? Es obvio, al igual que lo es a todas luces suficiente, notable y si me apuran y lo comparamos con la insuficiencia de la mayoría de sus colegas sobresaliente.  Ahora bien, y por fidelidad a  la verdad, lo ha demostrado muy poco durante su carrera, casi nada, está disuelto en centenares de tardes donde lo que ha primado es el engaño y el chotillo. ¿Diez u ocho tardes por temporada pueden ser? Puede que me pase.

 

Sin la menor duda, Ponce pasará  a la historia de la Fiesta porque es y ha sido el “mandón” o el martillo de la Fiesta.  Su mandato dura  más tiempo que el de Ordóñez, Viti, Espartaco, el Cordobés etc. Al Cesar lo que es del Cesar.

 

 Ponce  lleva mucho tiempo y puede que le queden muchos años más, visto lo poco que aprietan las novísimas esperanzas: Antón Cortes, torero de tardes sueltas; Javier Conde, torero de inspiración; Cesar Jiménez, no se acopla con el TORO; Serafinet, pronto se ha quedado sin sitio; Tejela por ver como aguanta y Salvador vega por ver también como aguanta. De la anterior generación los Juli, Morante, Tomas... Se han eliminado dos y el otro  da pena verle. Está gordo, no le sale nada con la capa, pasa a los toros cada vez peor, le falta decisión, está sin alegría... A ver si el próximo año se pone las pilas.

 

Seamos conscientes de la realidad, el único que le plantó cara a Enrique Ponce fue Joselito, José Miguel Arroyo.  Éste tenía mucho mejor capote, mejor muleta y más espada. ¿Qué le falló para nunca optar por el trono del toreo? Seguramente  Arranz, su apoderado.

 

Volviendo a Enrique Ponce, pese al  tiempo que lleva mandando, que me produce respeto y  admiración, es de todos los toreros de época el más ridículo, el que menos TOROS difíciles ha matado, el peor con el capote, el peor en la suprema y con un arte o duende más escaso. ¡Ojo! Lo estoy comparando exclusivamente con los toreros o figuras de época, con los que se le puede comparar.

 

¿Qué es, entonces, Ponce?  Se preguntaran los aficionados de otras décadas. Mi respuesta es: Un torero de temporada. No es un torero de varias tardes, ni de varias ferias, es un torero de temporada. Sabe perfectamente cuando tiene que demostrar  ser Ponce, el 1º del escalafón, el martillo; y cuando tiene que pasar desapercibido como uno más.  

 

Continuando con Ponce para volver a introducir a Robleño, Ponce a parte del poder reúne otras condiciones innatas que no tiene Robleño: mayor elegancia y todas las mentiras que se han inventado por los toreros para engañar al publico. Esto último que en los toros se denomina “de ratón” o ratonero y que  en cualquier otro torero se considera  indigno, es  para los poncistas espléndida virtud de su maestro: perder pasos, enfermería... Y sobre este respecto me gustaría indicarles que para mí hay dos tipos de toreo: el Caro y el Barato. (Simplificando mucho el tema. Tratar el toreo es mucho más complejo que lo que viene a continuación).

 

Por desgracia la mayoría de tardes no vemos ni toreo del barato ni mucho menos del caro, no vemos torear. Lo que solemos ver, muy a nuestro pesar como aficionados al arte taurómaco, es una comedia donde el toro da risa y el toreo es un charlot que suele estar por debajo del choto haciendo cierta la frase: casi siempre sobra toro para la muleta. Pero, en fin, sigamos...

 

Ejemplo del toreo  caro: lo de Robleño en Vic a dos toros de Criado Holgado y en Ceret a un toro de H. Pla. Ejemplo del barato:  lo del maestro L. F. Espla (cada vez más alegre y resuelto) en Ceret con un H. Pla o mucho peor que el animoso, alegre y a veces cursi maestro Espla; el Fundi en Vic con un toro de la Quinta. Luego existe lo que no es ni caro ni barato, lo que no es toreo, sino pases sueltos y de uno en uno a un choto despuntado y asfixiado... lo que vemos casi todas las tardes... y ensombrece la imagen de la CORRIDA DE TOROS.

 

¿Cómo distinguir el toreo caro del barato? He ahí la cuestión.

 

El toreo caro a diferencia del barato está hecho a la medida del Toro. Pongamos un supuesto. Salta al ruedo un típico toro pastueño: va cuando se le llama, es claro, sencillo, franco, tiene los pies justos, en el centro de la suerte no se ciñe, es suave, le gustan los medios, humilla mucho y sale del centro de la suerte  rematándose él solito; en definitiva, nos encontramos ante una hermanita de la caridad, o sea  ante un toro muy voluntarioso. No es difícil pensar, a bote pronto, que  la faena a este pastueño no puede ser idéntica a  la de un marrajo que embiste cuando quiere, que espera al arrancar, que se distrae con  lo que vuela, que topa...

 

Un ejemplo de toreo caro, olvidándonos del resto de la lidia y con el fin de  simplificar el caso del toro antes expuesto (el voluntarioso) y no alargarnos en masía en teorías y retóricas; sería cuajar al pastueño  por los dos pitones y fundamentalmente por el izquierdo con dos o tres tandas de 6 naturales  que conduzcan en varias ocasiones la embestida del  toro  desde más allá de un brazo del tronco del torero por delante hasta sus riñones; el famoso interrogante. Un ejemplo de toreo barato, con ese mismo pastueño sería ponerse a pies juntos y darle  naturales de uno en uno, ahora bien, con mucha gracia y duende.

 

El torero caro está  hecho a  medida, como los trajes, del toro, naturalmente.

 

En segundo lugar el torero caro no se prevé y el barato sí. Los pases y lances  en el toreo caro son inimaginables. El toro va por donde parece que no podría ir y esto no es ápice para pensar que los pases  y lances en el toreo caro deben ser  perfectos y bellos, simplemente son pases y lances donde se DOMINA o se conduce la embestida del toro desde que entra  en la suerte, cuando esta en su centro y hasta su remate. Lo que vulgarmente se dice traerse al toro toreado y tirar.

 

En el  toreo caro, cuando el  toro es bueno para el torero, además de verse dominio se ve TEMPLE. ¿Qué es el temple? Entre las muchas definiciones que hay, la que más me convence es una propia: Templar es añadir plástica y belleza a la embestida del toro.(Otras definiciones de mi propia cosecha: torear es lucir la embestida del toro, dominarla y matarla. El toreo es el dominio con arte y gracia de la embestida del toro...).

 

Y en tercer lugar, el torero barato tiene un menor riesgo que el caro y a la vez carece de tanta complejidad.

 

SOBRE EL TOREO CARO DE ROBLEÑO:

 

 Opinión sobre varias faenas de Robleño en esta temporada: dos de Vic, una de Ceret, una en Madrid y dos en Bilbao.

 

1.        PRIMER SOBRERO DE CRIADO HOLGADO (Corrida concurso de ganaderías de Vic): Este toro toma 6 varas y en una de ellas recarga. Cada vez las varas son mejores. Este toro de encaste Atanasio corre separando mucho las manos, pisando fuerte sobre el albero, tiene pujanza y arrancada. En las primeras varas puede dar la sensación de que el toro sale suelto y es huidizo porque  va hacia toriles (la plaza de Vic no tiene mucho diámetro) pero en las dos últimas varas elimina esta posibilidad acudiendo al caballo recto y peleando de bravo con fijeza y sin salir suelto. El toro es pronto al caballo en cualquiera de sus varas y va de muy lejos. Es un toro duro que no se duele al castigo en ninguna vara. El toro llega a la muleta aún levantado y sin estar ahormado, embistiendo humillado pero seco y dando pequeños derrotes hacia los lados. Robleño le planta cara. Le pone la muleta muy baja, manda, le somete y tira de él para darle pases largos. Consigue fijarle y someterle. Le enjareta varios pinchazos, una media estocada honda, muchos descabellos y el toro muere con la boca cerrada. 

 

 

2.        SEGUNDO  SOBRERO DE CRIADO HOLGADO (Corrida concurso de ganaderías de Vic): Este toro derriba en dos ocasiones. Es bravucón. No pelea de bravo sino de bronco y blando (blando= que se duele al castigo) Toma dos varas fuertes de las tres ocasiones que entra. El toro entra en la muleta saltando, dando cabezazos hacia arriba, no le gusta humillar. Robleño se pelea con el toro, le manda y consigue que el toro entre en la muleta más o menos seco pero sin saltar. Le da tandas con pases sueltos muy emocionantes. Llega a ligar tres pases. Pinchazo hondo y muchos descabellos.

 

3.        PRIMER TORO DE H. PLA EN CERET: Este toro derriba al caballo  y al picador, es una pequeña guerra la suerte de varas. El toro es duro (no se duele al castigo), seco (embiste con fe a la muleta) y demuestra tener mucho celo. El toro durante la brega prefiere topar a pasar, demuestra tener sentido. Robleño comienza la faena con la izquierda  con pases ayudados y en 5 o 6 pases se hace con el toro que rompe a bueno y le permite sacar tandas con la izquierda buenas y con la derecha, esta últimas peores. Le cuesta matar.

 

4.        TERCER TORO DE LA CORRIDA DE VICTORINO EN MADRID: Este toro se ciñe, no es pronto, es listo y en general es poco noble. Bravucón con sentido. Robleño se pelea con él y está muy por encima del toro robándole pases muy importantes que muy pocos compañeros se los sacarían. Aquel día el Cid realiza una faena buena, pero a mi gusto Anderson Murillo y Robleño brillaron también a su altura realizando otro tipo de toreo.

 

5.        PRIMER TORO DE LA CORRIDA DE VICTORINO EN BILBAO: Similar que el toro de Madrid.

 

6.        SEGUNDO TORO DE LA CORRIDA DE VICTORINO EN BILBAO: Este toro era un marrajo, un toro que cuando lo recibe por verónicas lleva distinto paso en unas que en otras. Enseguida demuestra ser muy peligroso. Se lidia fatal. Robleño después de probarlo le pone la muleta plana a media altura. Hay pelea, cambios de terrenos, los ¡ays! Correspondientes... el toro un poco más allá del tercio de toriles empieza a andar hacia atrás. Robleño lo  pudo pero el no creo que se diera cuenta. Había que seguir hasta hacerlo claramente huidizo, luego destroncarlo y matarlo al volapié. Claro si hace esto no sería Robleño sino Gallito.

 

La corrida de Victorino en Bilbao estaba fenomenalmente presentada, era una corrida para Bilbao. Eso ya se merece un aprobado directo. Salió el toro de la feria  que no supo lucir el Cid ni en varas ni a la hora de su muerte. Hubo un marmolillo por falta de fuerzas el 2º y un toro que salió renqueando de atrás y en una mala pisada se lesiona una mano el 1º. Los cuatro últimos toros con poder y con un temperamento muy en Victorino de los de antes. ¡Bravo Victorino hijo! Buena corrida.

 

Conociendo lo listo que es Victorino, el próximo año veremos en muchas ferias anunciados junto a sus toros a Fernando Robleño. Todo pase por lo que ocurra en Otoño en Madrid y por cambiar la lamentable cuadrilla que lleva.

 

Este tipo de toreros que se juegan la vida limpiamente para torear, es muy necesario en el escalafón de hoy, siempre lo han sido. Todos los aficionados sabemos que hay toreros: malos, regulares, buenos, de arte, de esfuerzo, de tronío... Todos conocemos cual es la medida del arte de cada cual. Sabemos que debe existir de todo. Pero también sabemos que el toreo es una profesión que requiere: valor. Hoy por desgracia pocos toreros tragan paquete y eso va en perjuicio un poco de todo. Tragar no es lo mismo que justificarse con arrimones en la oreja ante un toro que no anda y que además ya no tiene ningún poder. Tragar es no moverse, no mirarse...

 

Fernando Robleño,  Napoleón, es  torero de Ceret. Quizás sea junto con Luis Francisco Espla:  maestro en torería, alegre, elegante,  cursi muchas veces,  regular lidiador pero resuelto, bastante limitado con la muleta y el estoque y siempre  torero; los dos únicos toreros de Ceret.

 

Recuerdo como  hace 5 años en Ceret,  Fernando Robleño, Napoleón, gritaba ante un toro que no recuerdo bien si era del  cura de Valverde (ganadería anunciada  y de la  que sólo se lidiaron sólo 4), de Roció de la Cámara o de S. Martín (ambos fueron los remiendos de la del cura): ¡Mátame! ¡Mátame!. Mi buen amigo R.M., alias Sin Peto, con el que iba a Ceret por aquellos años, emocionado me dijo: “éste chaval tiene cojones para ser torero y dar mucho que hablar”. A lo que le respondí: “Puede que sí, pero como los del Espartero: Más para volar que para aterrizar”. El tiempo, supremo juez, le ha dado la razón por completo a mi buen amigo Sin Peto. En  Vic yo me he hecho del Enano, de Robleño, de Napoleón; y lo hago contento y quizás tarde. Su actuación con el tercer Victorino que no valía un real, en la feria Isidril justifica mucho más mi decisión. Robleño con ese toro se pone en cacho y traga. No con el fin de  demostrar su valor, sino para hacer una  faena que parecía no tenía el toro. Esta muy por encima del toro y eso cuando el toro tiene sentido crean que es complicado.

 

Hay toreros como por ejemplo hace unos años Pepín Liria que pasaban por muy honrados, a mi no me gustaban nada. La cuestión es que hacen lo mismo al toro bravo, que al menos bravo... Su mérito era ponerse delante. Otros toreros, Robleño, que tienen también el mérito de ponerse delante del TORO y no de la cabra mochales, como  Pepin Liria, son a la vez capaces de hacer embestir al TORO cuando su condición lo dificulta. ¿Cómo? Dejándosela puesta en el morro y tragando, tragando y tragando.  Ese es Robleño.

 

Me gustaría aclarar que   siento hacia Pepín Liria un profundo respeto. Creo que no merece estar donde se encuentra. Creo que  las empresas de Zaragoza de estos últimos años  no se han portado bien con él, Madrid tampoco.   Por último, pienso que en estos últimos años Pepín Liria ha mejorado mucho. Este año lo he visto en Pamplona y en Madrid y por desgracia ha sufrido dos cornadas. Estimo que ambas fueron por ponerse y por querer matar bien.

 

En definitiva amigos creo que tenemos un torero que se llama Fernando Robleño, Napoleón. Mide lo mismo que Napoleón metro y medio y un poco más, se parece físicamente, se arriesga como el Emperador, llegó a Francia (Ceret) y desde Francia comenzó a conquistar plazas.  Creo que de seguir así,  va a dar mucho que hablar. Puede que pronto oigamos  el grito de: ¡Qué viene Napoleón!.

 

Olegario “el ole” Zaragoza 27 de agosto de 2004

 

 

Atrás Arriba Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.