La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     Opinión >>   Firmas >>    Olegario "El Olé" >>         Búsquedas
CONTRAQUERENCIA

TERCER HECHO IMPORTANTE: CEBADA GAGO.

 

Si ha existido un ganadero que se ha merecido el premio al mejor ganadero de la década de los noventa en Zaragoza, se llama Cebada Gago. Otros ganaderos también podrían optar a tal distinción: Victorino Martín, Guardiola, Palha y Cuadri; pero sin duda, el premio debería recaer sobre Cebada Gago. Esto no quiere indicar que el premio exista o que se vaya a conceder,  por otro lado no estaría nada mal.

 

Los toros de Cebada los trajo Justo Ojeda todos sus años como empresario en Zaragoza excepto el primero, si mal no recuerdo, y la empresa siguiente, Simón Casas y Patón,  en  los dos primeros cuando aún Victorino hijo tenía algo que ver con lo que compraba la empresa de Simonet. Si mal no recuerdo.

 

Victorino hijo fue “veedor” y socio en la empresa de Simón Casas. Se le criticó mucho, en exceso por mi parte muchas veces, por lo mal presentadas de muchas novilladas. Existía un grito ofensivo que le lanzaban desde la andanada que decía: “Victorino, ¿Dónde están los de Chafick?”. En clara alusión a su buena relación con el mal ganadero mejicano que intentó lidiar una novillada en Zaragoza y no pasó el reconocimiento la mayoría de sus novillos.

 

Contaban por Zaragoza sus amigos y seguidores, que los tenía y tiene, que no le dejaban trabajar, no  sé si eso es cierto, puede ser aunque él que yo sepa no se quejó. Lo cierto es que las novilladas del primer ciclo, las que se celebran  de Marzo a Junio,  bajaron de trapío y venían con  hierros más comerciales que los últimos años de Ojeda. Ahora bien, si lo comparamos con los hierros de este año 2004 con los Choperas, aquello era jauja. Cualquier tiempo pasado fue mejor y además éramos más jóvenes.

 

 No obstante y es de justicia anunciar que  si bien en los últimos dos años de Justo Ojeda las novilladas estuvieron bien, tenían su trapío y su hierro santacolomeño, hubo algún que otro desatino  como  las novilladas de Enrique Ponce. ¿Por qué lidiaba Ponce? Cosas de negocios.

 

El hijo de Victorino intentó hacer otras cosas interesantes y originales como la corrida concurso de primavera. Concursaban los toros y las cuadras de caballos. Pero en esto no encontró el suficiente apoyo por parte de la afición. Dicho sea de paso, creo que  pensó que la afición zaragozana se resumía en dos o tres muy buenos aficionados del tendido cuatro y alguno más de la Asociación cultural la Cabaña Brava y eso es evidente que nunca ha sido así. Esto último lo supongo dado que yo no sé lo que Victorino pensaba. Queda en el recuerdo para el futuro incierto de nuestra Fiesta en Aragón que llevó el tema los toros al Paraninfo de la Universidad y eso es de alabar.  

 

Volviendo al tema que nos ocupa, el de la ganadería de Cebada, continuaré diciendo  que lidió una de las corridas más importantes, para mí la más, de la década de los noventa (me estoy refiriendo exclusivamente a Zaragoza). Una corrida en donde saltaron al ruedo dos formidables toros: Hispanito y Juncal. Ésta corrida de toros sólo es comparable a una de  Palha de Folque - el Palha que yo llamo comercial aunque se enfade;  el otro  Palha, el romántico es D. Fernando Palha - con dos fenomenales toros: Peluquero y Virtuoso. Fenomenales corridas ambas.

 

El resto de corridas que ha lidiado Cebada Gago en Zaragoza siempre han tenido algo. Han saltando toros sueltos: Escandaloso, sin plaza pero con mucha bravura; el marrajo que le tocó a Padilla en una corrida televisada y en la que se intenta lidiar un toro que sale con un bulto...

 

Resumiendo Cebada  es desde mi punto de vista  el ganadero – poniendo como pega los años en que nos trajo corridas de muy desigual presentación  – más importante de la década de los noventa en Zaragoza. Subrayo lo de más importante porque el más querido posiblemente sea Victorino y F. Cuadri; Salvador tiene poca calle.

 

Para terminar con la historia de Cebada Gago  en el coso de la Misericordia, o sea en la plaza de Zaragoza, recordar que la primera mención a “La corrida completa de la temporada en Zaragoza”, esto viene a ser lo mismo que un premio, que  concede la Asociación Cultural la Cabaña Brava y que casi siempre  queda desierto fue a la  ganadería de Cebada Gago. Posteriormente sólo lo ha conseguido   Palha  y el año pasado Victorino con una corrida años luz tanto de la de Palha  como de la de Cebada, no obstante  para mí la corrida de Victorino era digna de tal mención.

 

Cebada Gago en estos años atrás ha ido perdiendo plazas: Bilbao, Pamplona, Zaragoza y Logroño; si bien es cierto y todo hay que decirlo  que en algunas de ellas la echaron a la primera de cambio y eso tampoco debe ser así. Para que se hagan una idea de cómo estaba lo de Cebada hace creo que dos años lidió en un domingo de Agosto en tres pueblos a la vez: Cenicientos, donde yo estaba aquel año; Calatayud y el Burgo de Osma (corrida que creo fue la que se quedó sin lidiar por humedad de taquilla en Vitoria un año antes, donde fui y no entré). En este punto en el que estamos y al respecto de Cenicientos, porque no puedo quedarme callado, os quiero comentar varios asuntillos. Hace unos cuatro años, creo, los carteles de Ceniciento eran: La quinta en novillada y en corridas Isaías, Conde la Maza, Conde la Corte y el Jaral de la Mira. La feria fue muy buena, estupenda y la corrida del Jaral era una auténtica corrida para Bilbao. Se corrió el rumor por el pueblo al invierno siguiente y primavera – no sé si se demostró algo - que los organizadores, gente del pueblo y aficionados, trincaban. El resultado es que cambiaron la organización y pusieron a un joven empresario taurino que fue a lo que fue: a ganar dinero. No sé hasta que punto Miguel Angel Moncholi tuvo algo que ver en todo esto. Él un día aseguró que no tenía nada que ver. Quien quiera creérselo que se lo crea. Sólo diré una ultima cosa. El primer año de Maximino – el joven empresario – la corrida de Monteviejo fue impresentable y me consideré engañado o mejor dicho estafado. Se rumoreó que iba para  una corrida de rejones y que el empresario la salvo para los de a pie. Otros echaron la culpa a Victorino. Yo dudo que Victorino tuviera que ver en eso.  De toda la feria sólo me entretuvo un novillo de Roció de la Cámara. Al año siguiente a peor.

 

En fin, para ir concluyendo con lo de Cenicientos, recuerdo que Almorox echaba peores toros que Cenicientos y ahora pasa justo lo contrario. Creo que el alcalde entiende muy poco de toros, nada. Creo que Moncholi – contra el que no tengo nada personal incluso me cae agradable - y su televisión son muy perjudiciales para todos los pueblos taurómacos de las sierras de Madrid. Creo que deben cambiar muchas cosas en la organización de las corridas en Cenicientos para que vuelva  su Feria a ser lo que era, ejemplo. Me da pena por la buena gente y afición de Cenicientos, por los amigos que tengo allí, por los que les gusta el TORO con HIERRO y TRAPÍO.

 

Volvamos con Cebada. Este año en Vic-Fezensac (finales de mayo y primeros de junio) echó una corrida muy interesante en la que el mayoral tuvo que salir a saludar una vez transcurrida. Para que se hagan una idea: 

 

El primer toro tomó tres varas:             1ª Trasera caída, rectifica y el toro empuja.

                                                           2ª Buen sitio, no muy larga (de tiempo) pero en la que el toro empuja.

                                                           3ª Trasera y no es muy larga (de tiempo).

 

El segundo toro tomó tres varas:          1ª Muy trasera y muy caída.

                                                           2ª Pasada y el toro va de largo.

                                                           3ª Pasada y el toro va de largo.

 

El tercer toro tomó cuatro varas:          1ª Trasera, el toro empuja poco y luego se deja pegar.

                                                           2ª Trasera, va largo y se deja.

                                                           3ª Trasera, empuja muy poco y sale suelto.

                                                           4ª Trasera, empuja muy poco y sale suelto.

 

El cuarto toro tomó tres varas: 1ª Trasera, derriba (el caballo se levanta sólo con el toro en la suerte, cosas de los caballos de Bonijol), va pronto el toro y de lejos.

                                                           2ªTrasera pero lo agarra sin rectificar, el toro se empuja y el picador decide levantarle la vara.

                                                           3ª Trasera, va de lejos, no empuja.

 

ESTE TORO HA PASADO POR VARIAS COSAS A MI MEMORIA:          

1. Porque era un toro buen mozo, bien presentado pese a ser uno de los dos cuatreños de la corrida, edades: 12-98, 2-99, 10-98, 2-99, 9-98 y 10-98). Recuerdo que la corrida se celebra alrededor del 31 de mayo.

2. El toro es bravo y embiste bien, pero hay que entender que terrenos precisa.

3. Encabo está muy bien con el toro lo entiende fenomenal. Le saca muletazos  buenos dentro de su arte. Pocas veces he visto a Encabo tan bien, mejor dicho nunca.

4. Encabo mandó callar Corvelle quien por cierto estaba muy equivocado  proponiendo al torero unos terrenos inadecuados para el dominio del toro. “¡Cállate!” Le espetó el matador. Si en muchas ocasiones resulta duro aguantar a Encabo, ya no os digo si a esto le debemos añadir el suplicio de oír como Corvelle te radia la corrida. Encabo se sobrepuso al toro y a su apoderado. ¡Bien por el torero.!

 

El Quinto toro tomó dos varas (Lo de Angel Gómez Escorial es para echarlo a los leones, como la chata lidiando): 

                            1ª Derriba se va a los caballos cuando estos salen.

                                                           2ª Trasera.

 

Sexto toro tomó tres varas:                  1ª Trasera, rectifica.

                                                           2ª Le tapa la salida, le pega muchísimo, suena el estribo.

                                                           3ª Trasera, va de largo y suena el estribo.

                                  

La corrida de Pamplona de Cebada Gago fue muy interesante con un toro para el aficionado, el primero de la tarde. Los antiguos decían que hay varios tipos de toros: el toro del torero suave, sencillo y sin sentido; el toro del ganadero seco, duro y revoltoso; y el toro del aficionado seco, duro, revoltoso y listo. Salieron dos toros buenos para el torero el 5º y algo menos el 2º. Encabo en el 6º está muy bien, por encima de su toro que lo entiende a la perfección y dejándole la muleta en el morro le saca dos tandas de importancia torera. Gómez Escorial desaprovecha su segundo toro y Liria al que le coge su primer toro “hace una faena” pensando más en las peñas que en el toro, el toro le gana la pelea claramente.

 

De esta corrida los palabreros hablaron muy mal. El diablo de Castilla, palabrero de pedante prosopopeya,  debería: 1 Aprender a ver toros que no sabe, no tiene ni idea, sólo se entiende con toreros. 2. No ser así en su mundo de los negocios por el bien de Nuestra querida y amada Fiesta.

 

Y por último Bilbao. Una corrida de Cebada Gago donde los toros cumplen mejor en varas que en Pamplona. Donde no sale ningún toro extraordinario pero que el nivel medio es notable y por eso  la Junta Administrativa le otorga el premio a la Mejor Corrida de la Feria de 2004.

 

De estos 18 toros sólo he visto a un toro apurado de fuerzas y que no se cayó porque  desarrollo sentido, fue el primero en Pamplona de Angel Gómez Escorial. El siguiente más flojo ha sido un toro berrendo y gordo que hacía  5º en la corrida de Vic y el resto todos han tenido sus fuerzas y poder. Hay dos tipos de toros decía el Gallo y así comienza Cossío cuando habla del temperamento del toro de lidia: los que pueden y los que no pueden. Cebada Gago tiene toros de los que pueden.

 

En definitiva: ¡Viva Cebada Gago!.

 

Olegario “El ole” . Zaragoza 28 de Agosto de 2004.     

 

 Atrás Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.