La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     Opinión >>   Firmas >>    Olegario "El Olé" >>        Búsquedas
CONTRAQUERENCIA

LAS COSAS CLARAS  

 

LA CORRIDA DE TOROS:

1.       Cuando un festejo  dura entre hora y media y dos se puede decir que es una autentica corrida de toros. Cuando dura más estamos ante una corrida moderna, mucha muleta y "toros" tontos. La afición ya no debe  pedir corridas como la de Manolito Bienvenida en Valencia que para un cronista fue:   " 6 de Concha Sierra, 31 lances, 7 pares, seis faenas, seis estocadas, tres pinchazos, dos descabellos, a hombros por las calles , hora y cuarto";  porque hay que ser conformistas.

EL TORO:

2.       El toro: enfermo, afeitado, descastado o sin poder , cojo; conviene a los que gobiernan la Fiesta actualmente: toreros.

 

Enfermo: respira aceleradamente, le falta aire o, mejor dicho, capacidad para absoverlo. Afeitado: Pitones como una brocha, algún despitorrado, un pitón más fino que otro, uno más largo que otro (tuerto o zurdo). En fin, son pocas  las ganaderías que tienen toros astifinos y esto es  lo anormal. Descastado o sin poder: capote manos altas, en el caballo deja que le peguen, en banderillas le gustas poco de correr y menos de perseguir, en la muleta tres pases y dos de pecho. Cojeras: muchos toros salen cojos del campo, el mal uso del capote (usar la punta) ayuda a provocar que una cojera leve sea fuerte y a crearlas.

 

3.       El toro bravo de verdad no se lidia porque ya no existe. No  pasa  la tienta de los veedores, ni la del ganadero, ni le conviene a este último pues quita más que  da salvo que se corra en Madrid.  (Si continúan leyendo verán lo que es un  toro bravo para mí)

 

4.       El toro del aficionado debe tener PODER principalmente, lo que se aprecia en el grado de volitivo (listo, inteligente) que sea y la fuerza con la que desplaza al caballo en sus primeras tres varas ya las tome como bravo o como manso. En segundo lugar debe tener VALOR, o sea su terreno ser grande. Cuando se junta el valor con el poder obtenemos el toro BRAVO, pujante, con pies, el que se crece y toma de tres varas en adelante. Todo lo que no es así no es toro bravo, aunque no por ello deje de ser de lidia y tener su parte de bravura suficiente para ser boyante, pastueño... 

LA TAUROMAQUIA:

5.       Es una ciencia. Todas sus leyes están para cumplirlas. Su fin es que el toro desarrolle bravura. Muchos piensan que el toro es bravo o manso antes de saltar al ruedo, que esta en los genes; se equivocan. La naturaleza, su casta siempre le predispone a desarrollar mansedumbre a defenderse y ser cada vez menos ofensivo, menos bravo a medida que va transcurriendo la lidia. Las normas de la tauromaquia intentan ir contra natura, que el toro no aprenda lo malo - desarrolle sentido- sino lo bueno. La única misión del torero es lucir al toro, que no es sólo dejarlo de largo en el caballo - eso es la punta del iceberg - sino TEMPLARLO, DARLE SU DISTANCIA, ESTIMULARLE -citarle-  EN TERRENOS QUE NO LE DEJEN TIEMPO A PENSÁR - de frente , en la recta mágica que nace en el testuz, o sea lo que vulgarmente se dice estar en cacho o cruzado- etc. A medida que el toro desarrolla bravura es menos incierto.

 

6.      La tauromaquia es intrínsecamente estética; el no dejarse tocar los engaños... es en si mismo parte de la tauromaquia, el medio para sacar al toro toda su bravura. El equivocar los fines, es lo que lleva a torear en esta época peor que nunca. El toreo moderno cuyo objetivo es el estilismo usa la tauromaquia poco y mal, en él la tauromaquia no es el medio de aplicación constante para  lucir a los toros procurando  que  desarrollen toda su bravura, sino el recurso último  a usar muy de cuando en cuando. Esto tan farragoso de explicar, no lo es tanto de ver. La mayoría de los toreros sólo se cruzan cuando el animal ya no tiene embestidas, en otras palabras cumplen la norma cuando no les queda más remedio; por eso no torean ni antes de ejecutarla  ni después, porque desde el principio demuestran no saber lo que es torear. Hoy cuando se dice que tal ha toreado la mayoría de las veces ha hecho estilo, que es muy diferente.

TERCIO DE VARAS:

7.       La bravura se demuestra a partir de la 2ª y 3ª vara  valorando  las tres etapas de toda suerte: entrada, embroque y salida.

 

a.       Entrada: se produce a mayor distancia y con prestancia.

b.       El embroque:  con mayor clase y pelea con más o igual fuerza.

Vamos a intentar describir un tercer encuentro:  Entrará al embroque el toro clavando la cara por debajo del estribo, apoyado exclusivamente en las manos y con los cuartos traseros en el aire, luego bajara los cuartos traseros y empujara metiendo los riñones hasta casi sentarse sobre el albero y al menor quite saldrá de la suerte porque no se habrá encelado. Esta es la tercera vara de un toro de bandera porque se supone que en las dos primeras su poder a terminado con el picador en el suelo. Este es el toro bravo y de éste al que ni va al caballo existen una infinidad de toros que se clasifican según sean más o menos mansos.

 

c.       La salida embistiendo con fijeza, pujanza y claridad; entonces nos encontramos con un toro bravo.

 

8.       Un buen picador es el que controla en primer lugar el sitio exacto en donde se va encontrar con el toro. Algo similar al banderillero que antes de dar un paso ya se imagina en que terrenos va a clavar. En fin, el picador conocedor del toro y de la suerte, comenzara moviendo al caballo desde una posición en la que el toro sólo le mira pero no se arranca. Luego ira andando poco a poco, moviendo el estribo que es donde se quiere que el toro embista hasta  colocarse uno o dos pasos antes de la línea recta, imaginaria, que se proyecta desde el testuz del toro. O sea esta ya casi cruzado, el toro con los pechos del caballo que se los lleva dando,  es allí casi antes de estar cruzado y sin dejar de andar cuando levantará el palo, seguirá moviendo el estribo y andará los dos o tres pasos que le quedan hasta pisar la línea recta antes comentada, incluso le puede ganar un paso o dos hacia delante en estos últimos. El toro se arranca , el picador tiene dos opciones traerse la suerte hecha con la vara esperando al toro o bien cuando esta a cuatro  o tres metros del caballo tirar hacia delante la vara. El picador pica con la izquierda, esa es la mano de las riendas la que le dará más o menos ángulo de escape al toro. Es justo un instante antes de entrar el toro cuando el picador debe ladear al caballo para que el toro vaya al estribo. Luego una vez clavada la puya el picador tomará una postura de uve, juntara la barbilla al pecho y clavara sin meter ni sacar, apoyando todo su peso en el toro. Como se puede ver es la suerte junto con la de matar más difícil del toreo. El picar es un milagro de la tauromaquia, la cantidad de cosas que el picador debe hacer en tan poco tiempo y ante el toro aún fiero, le confiere una dificultad absoluta. No obstante hay que distinguir un antes y un después en la ejecución de esta suerte a raíz del peto, un sarcoma para la mayoría de las suertes de la fiesta y en definitiva para la misma Fiesta.   Uno ha descrito una vara estupenda de ahora, después del peto. Actualmente nadie pica así y si hacen varias cosas de estas uno ya se puede dar con un canto en los dientes.

 

LA SUERTE SUPREMA:

9.       Sólo la entiendo recibiendo, en muy pocas ocasiones justifico el volapie y el encuentro. Para mi sobran muchos pases de muleta. El toro hay que matarlo momentos antes de que pida la muerte, hay radica la gracia,  la oportunidad y la sabiduría del torero.

LA AFICIÓN:

10.   Cada vez que hablas de toros con un aficionado termina describiéndote al toro pastueño, el del cortijo. Los toritos de Domeq han hecho mucho daño a la afición.

 

11.   Al respecto de los premios a toros, éstos  suelen  darse a toros tontos o medio tontos. De los que se dan a los matadores ni merece la pena hablar porque si el toro es la medida de todas las cosas, las figuras no ven uno y los premios se los llevan; ¿qué se puede decir?.

LOS TAURINOS:

12.   Aquellos aficionados que empiezan hablando con taurinos  pueden terminar siéndolo, no es nada raro.

 

13.   El buen taurino en publico no debe decir jamás lo que piensa realmente. Si lo hace deja de serlo para ser  buen periodista,  ganadero decente... En España es donde mejores taurinos  tenemos, en lo publico y en lo privado.

 

14.   Los buenos criterios de autoridad son los de aquellos personajes  muertos. Forma tu ideología de le lectura de aquellos revisteros, periodistas, toreros, picadores...; si lo haces de los vivos terminaras con la cabeza llena de tópicos y justificando incluso los comentarios del descabellador y del romano. (Romano - patente mía- es por lo de lavarse las manos mientras crucifican a un inocente el toro BRAVO).

TOREROS:

15.   El joven que quiere ser torero, al igual que el que pretende ser medico, busca saciar su vocación (afición) y poder vivir cuanto más cómodamente mejor. La vocación se pierde toreando, a más corridas menos vocación; a las grandes figuras les nace el amor propio, a las que fueron flores de un día un apoderado conservador que evita el toro y las plazas "duras" alegando:  no me gustan las retransmisiones de Galinsoda. Comparto ese buen gusto pero no trago.

 

16.   .Todos los toreros pretende correr los menores riesgos posibles. Misión del espectador es cabrearse con ellos y juzgarles como ellos han tratado al toro. Recuerden ustedes que este espectáculo supone la muerte de un animal, no me parece nada ético que un "torero" le quite al toro sus minutos de gloria. El toro es al primero que ganadero, el público  y torero deben respetar.

 

17.   Existen toreros ventajistas y  toreros torpes; pero  estos no son los peores porque enseñan el toro al público, incluso a los espectadores más nuevos. Los peores son los ratoneros, los que se las apañan para quedar bien ellos y el toro mal porque ni torean ni  enseñan al toro. Un ejemplo de esta última clase es Encabo, y Caballero..., cuantos toros buenos en sus manos parecen malos y encima se van de la plaza con aplausos por darse un "arrimón" fácil, por hacer un quite, o por poner un par de banderillas...

 

FIN.       

     Después de 80 años de lo sucedido en Talavera, muerto para siempre el último torero dominador y conocedor de todas o casi todas las suertes, no nos queda nada más que rezar y pedir a Dios por que se callen estos taurinos que se ríen del toreo añejo , ya antiguo pero siempre clásico, usando lo poco común antaño: el afeitado, el toro enfermo, las exigencias de unas  ganaderías o de unos compañeros, en definitiva la ausencia del TORO y el ALIVIO; para disculpar lo habitual  hoy el mamoneo que  atropella la razón y escupe, tarde tras tarde, sobre cualquier principio moral o ético; y en definitiva para marginar a los aficionados,  sin voz ni voto dentro y fuera del tendido, argumentando que esto siempre ha sido así, que hoy se torea mejor que nunca, que estamos todos locos y que cabemos en un autobús... mentira tras mentira que aplastan la conciencia viva de la Fiesta y buscan que las plazas se llenen de una masa "tonta", festera y ante todo DOCIL; en fin de toritos de Domeq.

 

Olegario "el Olé"

Atrás Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.