La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     Opinión  >>         Firmas   >>       Olegario  >>       Búsquedas
CONTRAQUERENCIA

El poder de los toros:

En anteriores artículos he destacado siempre el poder como el factor fundamental que debe tener el toro de lidia. Es esta característica la principal y la que primero deben distinguir los aficionados, pues ella es muchisimo más explicativa que la valentía o cobardía del animal.

En anteriores ocasiones he argumentado que la bravura como la mansedumbre deben llevar inherentes el poder y que no cave hablar, siempre desde mi punto de vista , por separado del poder y la bravura. Ha esta conclusión llego en primer lugar porque al igual que el valor se presupone en un militar, la veracidad en un notario de igual modo el poder se presume que lo tenga el toro de lidia.

La bravura son las ganas de pelear que tiene el animal, acometividad en definitiva (valor del toro ), y sólo se da en grado máximo si va acompañada de poder. El toro boyante que para mi es menos bravo, o sea que por su sangre lleva manso, acomete al toque humillando sin estorbar, claramente y sencillamente... Pero no cave la menor duda que le falta la velocidad, la fuerza estrepitosa con la que va al estimulo el bravo autentico, el poder. Y esta claro que un toro que va más rápido al estimulo es siempre mas bravo que otro que va más lento, midiendo... Esto lo decía D. Domingo Ortega.

En fin que el poder del toro es desde mi punto de vista lo que diferencia al toro de lidia de la vaca lechera, ahora bien ese poder lo puede tener un toro en grados elevados o en grados ínfimos, hay que verlo y medirlo.

Antes de terminar con esta introducción me gustaría subrayar una frase del Gallo : "Existen dos tipos de toros los que pueden y los que no pueden".

¿Qué es el poder?

La semántica de los toros no es que sea concreta o especial en términos generales, las palabras que se usan tienen el significado que el diccionario da en cada caso. Así pues y hecha esta pequeña matización la palabra poder se dice que es: Fuerza, vigor, capacidad de hacer algo, dominio jurisdicción para mandar o ejecutar algo.... Cómo observaran ustedes parece que es esto lo que le falta al toro : la fuerza, la capacidad...

Uno tiene poder si nadie le puede mandar, decir lo que tiene que hacer... De allí que para mandar obligar a hacer algo a uno que tiene poder se necesita más poder, que en el caso del toro es obligar al toro más: con la mano baja, mandando de verdad al cargar la suerte... Si no lo obligaras jamás le podrás.

En este S. Isidro no he podido ver la corrida de Fraile y mira que me hubiese gustado, de las demás sólo puedo decir que en la única que hubo poder de verdad fue la corrida de Dña. Lola a la que le dedicaré un articulo especial un día de estos.

¿cómo se da el poder al toro?

Un buen aficionado, veterinario, siempre dice que lo fundamental es la edad y la alimentación. A mi me parece fundamental esos dos aspectos, ¿cómo no?. Pero para mi lo fundamental es la selección y pongo un ejemplo las vacas de leche por más que se les de comer y tengan edad nunca tendrán el poder de las vacas bravas y es que la casta, los antepasados son distintos. No obstante quiero recalcar la importancia de la edad en el toro.

Antaño , en los tiempos de Paquiro... los toros que se lidiaban tenían mas edad y ello les hacia mucho mas listos, mas poderosos. Eso que hoy se tiene como cierto, verdad absoluta, de que el toro mejor es el cinqueño no es del todo correcto. Es mejor para torearlo pero para la pelea igualada entre animal y hombre no. Marcial en el extraordinario libro, para mi el mejor que de toros se ha escrito con lo que esta afirmación supone, aboga por el toro cinqueño pero reconoce al mismo tiempo la mayor fuerza, temperamento y poder del de mayor edad. Para la fiesta actual en la que el publico le gusta de un toro colaborador ni sirve el cinqueño ni otro distinto al novillo cuatreño sin poder.

En este S. Isidro hemos visto que una ganadería saneada ha sacado más fuerza... Me refiero a Pablo Romero, al partido... Y es que salvando distancia el toro enfermo, como el hombre cuando lo esta es dócil y no tiene poder, capacidad para imponer su voluntad. Cuando estamos enfermos y nos dicen que nos pongamos el termómetro no tenemos voluntad para llevar la contraria, eso si cuando tosemos o nos duele la cabeza pero no estamos enfermos y alguien nos dice que nos pongamos el mercurio lo mandamos a hacer gárgaras. El toro enfermo obedece.

¿Dónde se ve el poder?

El poder del toro se observa en todas sus reacciones incluso desde el inicio cuando lo paran en un burladero. No obstante yo voy a comentar sólo dos aspectos uno por lo que lleva de mensaje subliminar y quizás manipulador y el otro por lo que supone la suerte más dura que para el toro existe.

1º. En el capote cuando el toro levanta las manos para embestir:

El periodista televisivo usa un eufemismo diciendo que al toro le falta fuerza, no es así. Los toros esos en la muleta después de haber sufrido el caballo, banderillas, brega... a ¿ qué no levantan las manos?. ¿Quién ha visto muchos toros de estos levantar las manos en la muleta?

La ciencia de este meollo y lo que no se quiere decir no sea cosa que los aficionados se pongan a exigirlo es que lo que le falta al toro es poder. Es esto último lo que generara que el toro se caiga y que los viejos aficionados digan: no tiene poder ni para mantenerse en pie.

Los que no han sido controlados todavía por el aparato taurino dicen: les falta casta.

Esta última palabra también es invento de los taurinos. Casta es tener padres y madres, creo que los tenemos o los hemos tenido todos. Lo que estos toros carecen es de poder. Lo que ocurre que en los años sesenta se uso el termino de casta y hoy más para decir que el problema de ese toro era una selección no apta. O sea a ese toro le falta poder a consecuencia de una mala selección.

Antes de pasar al otro aspecto decir que los toros sin poder para mi ni son bravos ni son mansos, yo diría que ni son toros de lidia aunque tengan de poder ese poquito que se diluye en esas 4 o 5 "verónicas" del recibimiento. Y si ustedes me obligan a responder a la pregunta ¿tienen más de bravo o tienen más de manso? Yo opino que de manso. La mayoría de las ganaderías actuales, incluso la que sus toros tiene cien pases son más mansas que bravas.

2º Aspecto: En el peto.

Existe un pequeño problema en la suerte de varas, que no es perfecta, para medir el poder de los toros. Existen toros que son blandos, que se duelen ante el castigo exageradamente y que luego se viene a arriba y en la muleta embisten con codicia. Pues bien estos toros no se puede medir su poder en el caballo.

Los mansos con autentico poder ni entran en el caballo, prueba de que pueden porque se salen con la suya de hacer lo que quieren. Otros mansos con poder pegan un empujón fuertísimo que tira al caballero. Otros entran y se defiende pegándose con el estribó, a más se pegue más poder. Los que acuden a las patas traseras es que en la muleta se van a ceñir , medirán, eso no es prueba de poder.

Los bravos con poder meten los riñones sentándose casi en el suelo a más lo metan más poder. Pero donde mejor se ve al bravo es si sale embistiendo como loco llevándose a lo que se mueva por delante o lo tienen que sacar con el capote por alto. El primero es la leche de bravo y se comprobara que el segundo encuentro es mejor que el primero el otro habrá que medirle el castigo.

Aquellos toros navarros que llegaron a ir 54 veces al caballo, otros tiempos otra puya pero 54 veces mataban a un caballo y salían al mínimo toque de capote. El toro bravo acude al estimulo no se ceba nunca ni con terrenos ni con los caballos. Son toros a los que se les hace fácilmente el quite. Los toros mansos esos si que hacen hilo y se vuelven locos cebándose en uno de los estímulos.

Conclusión: La bravura y mansedumbre cohabita en el interior de cada toro, todos hacen cosa de mansos y de bravos. Una vez que distinguimos todas esas características sopesamos unas y otras ponderándolas con nuestros criterios y nos atrevemos a resumir al toro en bravo o manso. Pero el poder es mas sencillo de observar puesto que tanto los bravos como los mansos lo tienen y quien no lo tiene, o lo tiene en un grado mínimo, es lo que denominamos el toro comercial o no autentico.

EL OLÉ

 

Atrás Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.