La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     (navegacion)       Búsquedas
Luis Alonso Hernández

EL EMPRESARIO TAURINO

 Dicen que la labor de un práctico es “llevar a buen puerto el barco”. ¿Cómo lo hace? Pues sencillamente, salvando los escollos que de antemano conoce a la perfección.

Pero…¿Qué debe hacer un empresario taurino para que una corrida, por él organizada, represente una satisfacción para todo el mundo? ¡Difícil respuesta, ya que cuenta con multitud de escollos que para más INRI son cambiantes en cada instante!.

Analicemos algunos de ellos y para ello entremos en los protagonistas de esa confrontación de fuerzas contrarias que se denomina corrida.

Principal protagonista, el TORO. Como sabemos, o deberíamos saber, éste ha de tener CASTA del 4/4 para por lo menos ofrecernos de antemano la garantía ( aunque nunca la seguridad) de que se trata de un toro bravo, seleccionado con los criterios que han de predominar para conservar esta raza única. Claro que, como ser vivo que es, está sometido a los caprichos de su carácter condicionado por eso que los psicólogos denominan “reloj biológico” o ciclo circadiano y a ese instinto cambiante acorde con los factores motivadores que, durante la lidia, van a tratar de influir en sus embestidas, sin olvidar las repercusiones que en la exteriorización de su bravura hayan podido influir los “manejos previos” para “acondicionarle” a los caprichos de aquellos que dirigen el trabajo de los que “van a ponerse  delante”.

¡Se me antojan demasiados escollos capaces de emerger en el momento más impensado, como para esquivarlos sin que alguno de ellos produzca algún boquete en el caso de esta nave que propicie la vía de agua previa a la inundación!.

Segundo protagonista. El TORERO. Aquí los escollos casi son insuperables, pues son tantos que representan una verdadera red que será más tupida cuanto mas elevado sea el escalón taurino ocupado por el diestro anunciado. Exigirá que el toro sea: “bajito”, hecho “cuesta arriba”, los pitones arreglados acorde con condiciones especificadas, el carácter ha de ser bondadoso (chochón), carente de una piza de genio etc etc.

Problema que pudiera estar más o menos subsanado si la corrida fuera de un solo matador, ya que con comprar el hierro que él ya tiene “aparcado” de antemano, ¡asunto solucionado!, pero lo normal es que sean otros dos más los que completan la terna. Toreros que también tienen su “coranzoncito” los cuales a veces incluso cuentan y que por ende aportan sus condiciones que pueden ser hasta de índole laboral o de antipatía personal con el ganadero.

Como ven problemas casi, casi, insuperables.

¡Pobre empresario de plazas de poca monta! que ha de pasar con la “oreja pegada al móvil”para ir solventando los continuos “escollos” en forma de inseguridades hasta la mismísima hora de celebración del evento taurino.

Y por si esto fuera poco, ahora el hombre ha de “apechugar” con un equipo de reconocimiento de la corrida, quien de estar dispuesto a cumplir el Reglamento es muy posible que rechace la corrida 24 horas antes de la celebración lo que le “reportará”, con el “baile de corrales”, la búsqueda de bóvidos adecuados a todos, entre los que se tienen en prevención. Y nuevo tamiz, 6 horas antes del toque de clarines y timbales, que de salir mal pone al empresario al borde del infarto al no quedarle tiempo material para poner de acuerdo a tantos intereses.

Por fin respira cuando ve que todo está en “orden”. Toros titulares y sobreros en los chiqueros. Plaza más o  menos llena de espectadores. Una presidencia que saca el pañuelo blanco que anuncia el comienzo, y… sale el primer toro del que el matador tiene conocimiento verbal, pero que ve en este instante por primera vez, y de este impacto visual y de lo que le hace cuando le recibe con su capa, depende que se motive o que se asuste, de que decida “tirar palante” o inhibirse y dejar que el lacayo picador le masacre sin respetar terrenos ni recados presidenciales de cambio de tercio por aquello de que. “hay que defenderse mientras el toro ataque” y … nuevamente a sufrir porque ahora el público ha tomado parte en el espectáculo que con su aportación económica propició y ahora va en contra de quien ha organizado el espectáculo que en estos momentos “está sudando tinta” y decidido a “irse de esto” al sentirse incapaz de sortear tantos escollos.

Se juega la renovación del contrato de la plaza a la que ha tratado de elevar en su afición taurina ya que los encargados de hacerlo no pueden hacer “entrar en razón “ a una masa que se siente engañada y no ven otro culpable. Masa que es quien mantiene en su puesto a los que mandatarios del pueblo.

Una cadena humana que solo ve un culpable, el empresario de su plaza porque no han podido ver los entresijos que entre bastidores” se cuece en este injusto mundo taurino donde no todos los que han de dar la cara se llevan los peculios.

Los dineros se mueven por subterráneos, de ahí que no puedan verse a quienes verdaderamente se lo llevan más que crudo y muchas de las veces de la forma más injusta por no haber cumplido con su trabajo en las dosis de honradez que su profesión ( la más difícil del mundo) requiere.

La verdad señores es que: “como Dios no lo remedie”  y me da que Nuestro Señor ha dejado al mundo taurino a su libre albedrío, esto…se va a hundir pus estos prácticos del taurinismo navegan por un puerto con demasiados escollos.

Y Medina del Campo en la Corrida Estrella (sobre el papel) del día 2 de septiembre presentó estos y muchos más de los escollos enumerados.

Luis Alonso Hernández. Veterinario y Aficionado.

Atrás Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.