La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     (navegacion)       Búsquedas
Luis Alonso Hernández

EL CONTRASENTIDO DE LA NOVILLADA DEL 19 DE MAYO EN MADRID. 

 Para el escribidor de toros de El País: “los novillos de Fuente Ymbro fueron de época en las Ventas” . Y lo curioso es que el sustituto de Joaquín Vidal con esta aseveración, se quedo “tan pancho”.

                Para este señor resulta que ahora Ricardo Gallardo ha sido el “alquimista” que comprando ganado a Jandilla, ha realizado el milagro de convertir, en un “santiamén”, su ganadería en la salvadora de la cabaña brava española. ¡Menos mal que alguien dio por fin con la solución!.

No sé que habrán opinado al respecto los actuales regidores de la emblemática ganadería de Jandilla,  los señores Fernando y Borja Domecq, pero desde luego sus antecesores los señores D. Juan Pedro Domecq y Díez y el padre de este D. Juan Pedro Domecq y Núñez de Villavicencio, seguro estoy que alucinarían si levantaran la cabeza y vieran con la rapidez que el señor Gallardo cambia un encaste tras comprarles una punta de vacas en el año 1996 que son las mismas que ellos desde el año 1930 están seleccionando con criterios genéticos de lo más avanzado.

 Tampoco sé si Ricardo Gallardo sabe lo que es “toreabilidad” ese término que acuñó el actual D. Juan Pedro Domecq, después de estudiar multitud de parámetros en la selección de su ganado siempre encaminados a buscar la verdadera bravura donde predominara la nobleza en detrimento de la fiereza a la que ha tratado de dejar en el límite de difícil precisión para que no pierda “transmisión”.

 Tantos esfuerzos para que ahora llegue un señor, se aproveche de los progresos de un encaste que llevan las vacas compradas, las seleccione dejándolas el picante de la fiereza a “ojo de buen cubero” y con este proceder contando con la colaboración de un público de novilladas de la Plaza de las Ventas, se erija en triunfador de medio ciclo taurino de San Isidro y “tenga que hacer tarjetas de visita con su teléfono bien claro para repartirlas entre sus colegas, los ganaderos, para que le compren, tras sacrificar sus vacadas inservibles, la semilla salvadora de la cabaña de bravo español”. 

Sr. Lorca, me parece que se ha pasado “tres pueblos”, si bien imagino que el agradecido y sorprendido Sr. Gallardo por lo menos le habrá dicho: “Tómate lo que quieras, amigo Antonio”

Tome nota señor escribidor de esta matización: “la bravura es la fiereza domeñada por la mano del hombre en la selección del ganado de lidia con la finalidad de que la corrida en vez de tragedia, produzca arte”  y justamente es lo que no propiciaron esos novillos, según usted, “salvadores” de Fuente Ymbro, en medio de una tempestad eólica que sumaba aún más dificultades  a esos “geniudos” novillos con hechuras de toros, aunque en la tablilla ninguno llegó a esos 540 kilos que les inhabilitaría para ser lidiados en plaza de primera. 

Y frente a estas “prendas tauricas” tres novilleros de los cuales el más novel, paisano suyo por cierto, se fue a “portagayola” en sus dos, ahora sí enemigos, que no colaboradores; les lanceó incluso al 6º con arriesgadas gaoneras (lance hasta ahora inédito en lo que va de Feria Isidril); les banderilleó por los “adentros” a pesar de los muchos pies que tenían estos “correcaminos”; les muleteó por ambos pitones con mayor o menor lucimiento y les tumbó de sendas y precisas estocadas sin puntilla, que los cronistas consideraron “bajonazos”  cuando ninguno de los novillos presentó antes de la rápida muerte hemorrágias nasales. ¡Inaudito, pero cierto!. 

Todo esto en medio de un público decantado por los novillos, debido a la influencia de la prensa en anteriores comparecencias, que fue incapaz de ver las dificultades que estos astados presentaban y que en ningún momento apoyó a los novilleros (salvo cuando uno de ellos se cortó la coleta) ignorando que son la fuente y relevo de las figuras conformistas a los que este público perdona todo. Un tendido 7 que no dio señales de vida, no se si porque no asistió a un espectáculo menor o porque estaba de acuerdo con la ignorancia del resto de público que llenó las tres cuartas partes del aforo en una clara señal de que estos festejos le importan un bledo. El 7 debió erigirse en valedores de lo que estos bisoños toreros realizaron ante semejantes alimañas, perdonando las lógicas deficiencias y sopesando los alardes de valor (que también los hubo) y no inhibirse en su afán de dejar sus manifestaciones preferenciales para ciertos veteranos matadores que conocen perfectamente los fundamentos de la lidia, pero que no exponen un alamar. 

Ese es el público de Madrid, el defensor del “toro armario”. ¡ El entendido público de Las Ventas! que acude a la feria isidríl con la escopeta cargada contra unos novilleros a los que hurtan con su actitud un triunfo en aras de otros más preferenciales. Es este público que no difiere mucho de aquél que hace casi tres siglos propició la retirada de un torero grande tras pronunciar la célebre frase de:

“En Madrid que toree, San Isidro”

 El mismo que está tan contento con que los presidentes transgredan el Reglamento, bien devolviendo 13 toros durante el curso de una corrida o sacando un pañuelo azul de manera precipitada y sin mayoría peticionaria, solamente por el mero hecho de compensar (como los malos árbitros) en el minuto 90 que en este caso coincide con el último toro de la novillada que de ninguna manera mereció tal galardón y que por ende eclipsó la labor de un novillero que había estado en eso…en novillero, lo que era demasiado en una tarde donde la fiereza de los novillos se vio agravada por el viento reinante.

 ¡Estamos arreglados con estos cronistas que han de dar las pautas de una corrida! .Menos mal que toda España pudo ver lo que en las Ventas ocurrió a través de una televisión que naturalmente también es de pago.

LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y aficionado

Atrás Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.