La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     (navegacion)       Búsquedas
Luis Alonso Hernández

PAGAMOS POR UNA NOVILLADA Y VIMOS UN NOVILLERO Y UN NOVILLO.

 

 

En día más que caluroso, vinimos desde Tarifa a la “Malagueta” con toda la ilusión del mundo para ver triunfar a Manuel Escribano en su tercera comparecencia ante la afición malagueña, pero el destino quiso que, una novillada de seis astados se acabara a la mitad justo en el momento en que tras entrar a matar al tercero de la tarde, el de Gerena (Sevilla) hubiera de salir, una vez más, en manos de las asistencias por esa maldita puerta que sustituyó a la entreabierta Puerta Grande. 

La pancarta de su nueva Peña en Tarifa, luciendo en  debut sobre la barrera del tendido de sombra en manos de los numerosos socios de la misma quienes regresaron un poco desencantados por no haber visto salir en triunfo a su torero, pero con el regusto de verle como un matador de toros en todo lo que hizo al único novillo que lidió.

 

¡No hay que preocuparse!. Ya lo dicen los “calés” ”:No queremos los hijos con buenos principios” y  el titular de su Peña es un torero como la “copa un pino”. Por otro lado era un día 13 y eso...”gafa a veces”, aunque...

 

Así las cosas, la novillada con un promedio de 450 kilos (según las tablillas) quedó en un insulso mano a mano entre dos novilleros que no progresan y que por ende nada “dicen” al aficionado.

El novillero local que salió quejándose de la mano derecha haciendo gestos como si se le quedara dormida, hizo lo mismo de siempre, “dar pases y más pases” sin confeccionar una faena que en su segundo de turno normal, es decir el cuarto de la tarde, debería haber sido de Puerta Grande, pues el novillo “hacía el avión” por ambos pitones humillando ante esa muleta baja que el malagueño le ofrecía (en postura poco  ortodoxa) pero que luego no sabía redondear con los dos últimos tiempos que todo pase conlleva. Se fue con las dos orejas que sacó desde chiqueros prendidas con alfileres.

 Y el novillero de la tierra, pero de 40 kilómetros más hacia Cádiz, más de lo mismo. Lo de siempre que no es otra cosa que “pelearse con los novillos” tras una lidia desastrosa, que dejó a las claras (que falta le hacía su padre) una falta de dirección desde el callejón, tan necesaria en estos jóvenes novilleros. Toreo “ratonil” más propio de una capea pueblerina que de una novillada de abono de una feria de plaza de 2ª.

 Sin haber visto más que “despropósitos” hace su aparición el tercero de la terna, quizá el novillero más importante de los actuales, tras haber tomado la alternativa quienes con él estaban en competencia. Me encantó en el único novillo que mató, pues a diferencia de otras veces, no se fue a “portagayola” sino que salió pausado, parando al novillo (el de más edad de la novillada) con unas perfectas verónicas, lentas y majestuosas, ganando terreno y con la “pata p’alante” que como bien sabemos es el pase rey de la suerte con el capote.

Lleva el cornúpeta al caballo por “chicuelinas al paso” mandonas, exquisitas, todas merecedoras de figurar en un cartel de toros, para seguidamente cometer el primer error de los dos que cometió en la lidia de su oponente; ordenar con la voz, en vez de meter el capote y sacar al novillo del caballo con lo cual el piquero recargó más de la cuenta y dejó al “casi toro” pasado de castigo teniendo en cuenta que, al ser torero banderillero, luego, quebranta a los astados en la segunda suerte al tener  que buscar brillantez en la misma.

Tres buenos pares de banderillas, que levantaron los tendidos, sí bien no fueron ni con mucho de los mejores que pone, pues quienes le hemos seguido, sabemos que no estaba en sus mejores condiciones físicas a consecuencia de la cornada, aún abierta, conque llegó a Málaga.

Faena por naturales, el lado bueno del novillo, lentos largos y perfectos hasta que las fuerzas dejaron exhausto al burel.

Se  perfila para matar y comete la segunda equivocación; entrar en la suerte contraria al creer  que el cornúpeta no iba a apretar y recrearse tanto en la lentitud que le ocurrió lo que a “Gallito” en Barcelona cuando  mató sin alivio  ... la cornada. Porque los toros “quedados” también cornean cuando no se les da importancia. Ya se lo recalcó al de Gelves, Guerrita cuando fue a verle al Sanatorio con estas palabras: “José, te deseo que te recuperes pronto para bien de la Fiesta” .Y cuando se iba (recordando que Joselito había dicho de él “no será tan buen torero cuando le cogen tanto los toros”, le dijo: “Ah, y no olvides que cuando las cosas se hacen de verdad...los toros, cogen”.

Cornada de 15 centímetros a 4 centímetros por encima de la corva y casi en el mismo sitio que la recibida el año pasado en Almería  que se suma a la recibida hace diez días y aún abierta. Oreja más que merecida que paseó en vuelta triunfal su peón de confianza y que el Presidente del festejo cicateó en petición unánime. 

¡ Ojo Escribano! ¡Valentía... toda, pero... consciente! Que ya lo decía tu cuasi paisano “Faico“: “La sangre que se pierde por las cornadas, es la sangre de los valientes, y la que queda es la de los cobardes”. Aunque de sobra sabemos que las cornadas para ti son un acicate al mirarlas de frente y no arrugarte. ¡Fuera las prisas!. Que el toreo es despaciosidad, como la que diste hoy a tus verónicas y naturales, y condiciones físicas en perfectas condiciones, para poder salir con brillantez de las suertes.

 Con el “K.O” de Escribano lo único interesante de la tarde fue; las “piezas musicales” que “maravillosamente interpretó” la banda de música de la “Malagueta” aunque en su debe hemos de  apuntar que no todas las faenas la merecen, la tardanza en iniciar el pasodoble en el muleteo de Escribano (tal vez porque el director se ensimismó con esos cadenciosos naturales) y; esa solidaridad de que hicieron gala los novilleros Ortega y Galán al ser los primeros que portaron  en sus brazos al compañero herido. 

 

                                                                                                              Luis Alonso Hernández.-13-08-2003.

Atrás Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.