La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     (navegacion)       Búsquedas
Luis Alonso Hernández

LO QUE SE CUECE POR VALLADOLID.

 

Hemos asistido a la llamada  miniferia de la capital de la Comunidad Autónoma de Castilla y León que, comparado con lo que ofrecen otras capitales de provincia, es todo un ciclo taurino al comprender tres corridas de toros donde se ha contratado a los “figurones del escalafón” con el “relleno” de los dos matadores de toros más representativos y el complemento de la alternativa del novillero vallisoletano que acabó la temporada 2001 en el primer puesto de actuaciones.

¿Qué sentido tiene esta miniferia?

Nada más y nada menos que seguir una tradición que lleva años rememorando el milagro protagonizado por el santo, que nacido en la calle Orfebres de la capital del Pisuerga tomó los hábitos de El Abrojo e hizo arrodillar a un toro bravo desmandado en tierras donde se ubica la erróneamente considerada como la ganadería más antigua de España cuando en realidad abrían plaza los toros de Castilla en las corridas por privilegio real. Y esta circunstancia, al considerarse milagro, le hizo acreedor del título de patrón de los coletudos.

Naturalmente en esta España festiva donde el motivo que ahora predomina es  contentar a la masa electoral, los alcaldes y en este caso concreto el edil principal de Valladolid organiza este ciclo poniendo a disposición de los taurinos que regentan la plaza, los dineros con que cuenta el cofre municipal e incluso, plegándose  a los intereses de no sabemos bien que entidad, se “carga” la novillada anunciada en principio – quizá porque el novillero más emblemático toma la alternativa en el ciclo- dejando en al cuneta y sin que podamos verlos a  un ramillete de buenos novilleros  de la provincia que triunfan por todas las plazas donde actúan.

Quedan los carteles configurados con tres corridas de toros que paso a reseñar.

Sábado 11 de mayo. Toros de Alcurrucen de Olivenza (Badajoz) para Enrique Ponce, David Luguillano y Juan Serrano “Finito de Córdoba”.

Ponce ( de azul purísima y oro) recibe una calurosa ovación del público por haber tenido el gesto de reaparecer en nuestra plaza tras su cogida de Sevilla, que él agradece desde el tercio en solitario, pues no invita a salir a sus dos compañeros de cartel uno de ellos, “Luguillano” también herido en tierras americanas.

Y sale su primer toro de nombre Deseado con 473 kilos al que recibe con dos verónicas por el lado izquierdo, que es el bueno, sin que el toro se emplee, por su escasez de fuerzas.

Entra de largo al caballo y Antonio Saavedra no acierta y se va a los traseros. Rectifica y Ponce en el quite le propina dos verónicas malas por la falta de recorrido del toro

Las banderillas muy mal y la lidia de Mariano de la Villa anodina.

Ponce se justifica con una faena sin brillo a base de unos cuantos derechazos dados de uno en uno que remata con media estocada natural en lo alto que hace doblar al toro. Y el público le tributa palmitas que agradece desde el burladero.

En su segundo bis, pues el cuarto toro fue devuelto al ser protestado por falta de trapío y doblar las manos reiteradamente, que se llamaba Pandereto con 553 kilos, toro que era un zapatito pero atracado de kilos, le recibe con una verónica por el izquierdo buena, pero como el toro no repite, salen los picadores y Manuel Quinta al relance le pica casi en el rabo. Rectifica y se cambia el tercio. En banderillas únicamente pone los palos Mariano de la Viña que en cinco entradas no logra dejar más que dos palos arriba y con ellos se cambia el tercio. Fatal Mariano.

La faena de Ponce: cuatro redondos de uno en uno y el de pecho. Nueva tanda usando el pico de otros cuatro que remata por alto. Con la izquierda tres buenos naturales. Nuevamente redondos con el pico. El toro con la cara por las nubes. Pinchazo sin cruzar y media arriba. Un aviso y al doblar el toro le tributan una gran ovación - que debió ser en reconocimiento de ser el triunfador de la feria pasada -, que Ponce recoge desde el tercio.

El primer toro de “Luguillano” ( de crema y oro en diseño de su gusto) se llamaba Cornete y pesó 512 kilos. Sale rematando en el burladero. “Luguillano” lo recoge con unas verónicas muy buenas pero sin salirse para las afueras.

En el primer encuentro con el picador José  María Prieto, le desarma. Luego, le toma de cerca y le pega de lo lindo.

En el quite, su titular le da dos lances por delantales seguidos de dos verónicas donde larga mucha tela.

En banderillas destaca Carlos Hombrados en dos buenos pares, si bien el de más peligro fue el que puso el tercero de la cuadrilla, Cristian Romero.

La faena la comienza por bajo con esos pases llenos de barroquismo al tiempo que va sacando al toro a los medios. Allí da tres derechazos buenos. Luego cuatro derechazos. Tres naturales buenos que acaban con un pinchazo y una estocada atravesada que tras aviso llega a los tres descabellos con los que acaba con el burel.

Su segundo colaborador era de otro hierro aunque de los mismos propietarios, de Hermanos Lozano. Su nombre Arquero y su peso 506 kilos. Un toro bonito y encastado. “Luguillano” lo recibe con 5 verónicas muy buenas que remata con una revolera. El toro aprieta y en la revolera de remate le desarma y el diestro se tira al callejón, al dificultar el excesivo número de pivotes con que cuenta las tablas del redondel de esta plaza, el salto del olivo.

Un picotazo en buen sitio da paso a las banderillas donde se colocan tres buenos pares. Y con el toro muy pronto y con casta, David se va al centro del anillo para brindar al público de su ciudad y comienza con tres pases por alto para irse al centro del ruedo y allí instrumenta la faena siguiente:

Tres derechazos rematados con una trincherilla. Tres derechazos y un pase de pecho. Tres nuevos derechazso y el remate de pecho. Cuatro derechazos bajos y mandones rematados con un excepcional pase de pecho que levanta a los espectadores de sus asientos.

Trata de meter la izquierda pero el toro tiene demasiada casta y David desiste.

En la suerte natural trata de matar recibiendo pero como el toro duda en el arranque la estocada a un tiempo resulta corta y atravesada y el toro que tiene mucha casta y que está en los medios no dobla ni permite el descabello. Los nervios hacen aparición en el matador que ve las dos orejas en el esportón y no se decide a descabellar. El toro se va viniendo poco a poco arriba, pues aún tenia la boca cerrada y son necesarios 5 descabellos para acabar con su vida lo que enfrían los ánimos y el clamor acaba en una ovación, mientras David pasa a la enfermería doliéndose de uno de los brazos.

Un toro que quería más pelea y que por ello no se dejo descabellar

 

Y reseñamos lo realizado por el torero de Sabadell, aunque criado en Córdoba, que salió vistiendo un terno blanco y oro. El primero de su lote se llamaba Zambombo y su peso eran 500 kilos. Un colorao que salió muy corretón.

Finito le recibe con 5 verónicas buenas a pesar de las pocas fuerzas que ya denota el burel.

A los piqueros el toro se arranca desde el burladero de peones  y José Manuel González Cruz se agarra bien mientras el toro aprieta sin cabecear.

Finito pide el cambio que el presidente concede

En banderillas parean bien los subalternos si bien en el segundo par el toro se cae por tercera vez.

La faena la comienza por alto mientras va ganado terreno al toro. Al tercer lance ya le tiene en los medios. Y allí comienza por redondos que remata con el de pecho en cuatro tandas de  tres y cuatro muletazos cada una  que hacen sonar la música. Apura al toro antes de echarse la muleta a la izquierda con la que instrumenta una trincherilla de preparación para tres naturales  que dan paso a unos aseados y elegantes pases por la cara.

Se dispone a matar al toro entre las dos rayas y en la suerte contraria y saliéndose descaradamente lo intenta por cinco veces hasta que con el estoque arriba le descabella al segundo intento. Y a pesar de todo recibe ovación.

En su segundo de nombre Pandereta con  540 kilos un negro peceño chorreado en verdugo que era un verdadero zapatito lleno de kilos, le recibe con unas buenísimas verónicas rematadas con una media muy buena.

El toro aprieta en varas y como nadie le saca le castigan en exceso. Tanto que Finito desiste de quitar por lo que se pasa directamente a las banderillas que se ponen mal.

La faena de Finito la comienza por alto sin molestar al burel hasta sacarle fuera de las rayas de picar donde le propina cuatro tandas de derechazos rematadas siempre con el de pecho donde el matador templó estupendamente para evitar que el toro rodara por la arena. Por naturales le da dos tandas de cuatro rematadas con el de pecho, perfectos.

La faena no llegó a pesar de lo artística que fue porque el toro no fue enemigo para Finito.

Estocada hasta las péndolas que hizo rodar al toro. Y Finito recibió una ovación.

Como RESUMEN podemos decir:

-Los toros rodaron por el suelo en  12 ocasiones.

-Recibieron un  puyazo por barba.

-El peor lote le correspondió a Ponce.

-La faena más emotiva la de Luguillano en el segundo de su lote.

-Toreo de calidad pero falto de emoción, el de Finito en sus dos toros.

-Si Don Carlos Nuñez hubiera contemplado estos bureles quitaesenciados se moriría del susto.

 

Y pasamos a relatar la segunda corrida del ciclo:

Domingo 12 de mayo con toros de Hermanos Gutiérrez Lorenzo y doña Carmen Lorenzo de San Pelayo de la Guareña (Salamanca) hacen el paseillo: Joselito de burdeos y oro, Manolo Sánchez de azul y oro y El Juli de blanco y oro.

Todos los toros excepto el primero que pesó justo 500 kilos, rebasaron la media tonelada larga y el sobrero 620 kilos.

Unos toros con un comportamiento tan “chochón” que es lo ideal –según palabras de un exmatador de toros que presenció conmigo la corrida – para estar a gusto delante e incluso gustarse a veces.

Las verónicas de recibo duraron cinco largos minutos ya que había que darlas de una en una cuando el torete (cornigacho a más no poder) venía a los dominios del matador, que salió a los medios a recogerle, tras dar una vuelta, con trotecillo lobuno al anillo. Fueron cuatro verónicas que Joselito le propinaba sin ninguna convinción.

Con parsimonia llama Joselito al toro que desde lejos acude con ese trotecillo desesperante (por cansino) y le propina chicuelinas al paso hasta llevarle a los dominios del jaco.

Benito Quinta Caballero le da un picotacito arriba tras el cual José le hace un quite por gaoneras y gallosinas bastante vistoso pero sin emoción por falta de embestida con la aceleración, propia de un toro bravo.

En banderillas destacar el mal rato que pasó Juan Cubero Sánchez cuando perdió pie - por el mal estado del albero frente a terrenos del 8 –y quedó a merced del toro que hizo por él pero que era imposible herir con esos gachitos  y brochitos pitones.

Joslito comienza su quehacer muleteril con tres ayudados por alto suficientes para sacar el torete más allá de las dos rayas donde le propina dos naturales sin transmisión que abrocha con el obligado (en este caso no) de pecho.

Se va a los medios desde donde cita, para que acuda de manera cansina aunque voluntariosa la “babosita”, para enjaretarla dos tandas de redondos muy templados que remata con el de pecho.

En el mismo centro del anillo Joselito intenta torear al natural y lo consigue a medias en medio de los derrotes del torete al final del muletazo que ahora comienza a puntear por el izquierdo. Joselito trata de justificarse y acude al encimismo que naturalmente el publico agradece pero no valora.

Y le propina una estocada trasera entera que acaba con la vida de un  torete impresentable para una plaza de 2ª.

Joselito recibe aplausos que ha de agradecer desde el tercio.

En su segundo torete más de lo mismo por lo que no relato una secuencia que podía ser el calco de la anterior.

Joselito recibió aplausos cariñosos al finiquitarle porque aquí en Valladolid se le quiere a este torero.

Y ya tenemos en el ruedo el segundo de la tarde un  torete de 512 kilos que sale con muchos pies. Manolo le recibe con una larga en terrenos del 8, que vuelve a repetir cuando el torete vuelve de reconocer la plaza por tercera vez. Y ya de pie intenta darle unas verónicas que el burel acepta pero siempre saliendo distraído en cada lance.

Acude al caballo de buen grado y recibe un picotazo, con el que se cambia el tercio a instancias del matador pues el torete se cae por dos veces.

Cuando el subalterno Felix Navas Lorenzo lo está lidiando para colocarle en suerte de banderillas, el torete humilla y clavando los gachos pitones en la arena da una voltereta completa de la que sale lastimado y al claudicar en el primer par de banderillas, el presidente le manda a corrales.

Y a Manolo Sánchez le sale el sobrero de los 620 kilos cuyo nombre es JARDINERO y al que su matador le saluda con una larga cambiada de hinojos en los terrenos del 8.

Salen los montados y Manuel Vicente Garrido le da un picotazo al armario taurico y con este pequeño castigo se cambia el tercio.

Manolo le quita con tres verónicas lentas rematadas con una media compuesta.

En banderillas no están bien los de los palitroques cuyo protagonista principal es el ultimo alternativado en este coso, ahora en funciones subalternas, Conrado Muñoz.

Y en la faena de muleta muchos redondos sin molestarle siempre abrochados con el de pecho demasiado despegado, por lo que no llega al publico a pesar de estar con su torero.

Manolo recurre al encimismo y le da dos series de derechazos buenas pero sin transmisión alguna.

Lo intenta por naturales dados “fuera de cacho” que el publico agradece. Y mata de un pinchazo, media y entera que necesita de tres golpes de verduguillo.

Su publico le tributa aplausos que Manolo recibe desde la bocana del burladero.

De su segundo enemigo otro toro de 583 kilos poco podemos decir pues no se entendieron los dos protagonistas y así no hay forma de que salga nada artístico. Pases y más pases anodinos y sin transmisión que aburrieron a la concurrencia que ve como a su torero se le esfuman las posibilidades de levantar vuelo en su carrera artística.

Mató mal y el diestro desesperado desesperó a un paisanaje que siempre le ha sido incondicional.

Pero como el público asistente en aproximadamente dos tercios de plaza había ido a ver a El Juli pues estaba contento con lo que este “fenómeno de masas” había realizado en su primer burel. Que fue esto:

Un torito de 503 kilos de nombre Esmeralda sale por chiqueros y después de reconocer el ruedo en dos recorridos completos llega a terrenos del 8 donde Juli le enjareta cuatro verónicas a pies juntos muy ceñidas que la concurrencia jalea y que enfervecida runrunea en el coso de Zorrilla.

En la suerte de varas Salvador Herrero le propina un picotazo habilidoso que deja al burel listo para que el Juli se disponga a realizar su quite.

Una chicuelina rematada con una talaverana que no puede repetir y que la segunda remata con una larga a una mano como recurso de este improvisador diestro.

Nuevamente al caballo, un picotacito y el Juli que pide el cambio de tercio. Joselito hace su quite a base de unas verónicas buenas que el publico aplaude y que remata con una revolera sosa.

Y a poner banderillas. Tres pares –siempre por el lado izquierdo- de los que destacó el primero por lo cerca de citó al toro y lo bien que cuadró en la cara.

Y comienza su labor muleteril en el centro del anillo a base de derechazos con quietud. Tranquilidad y facilidad que contrastaba con las dificultades por las que pasaban sus compañeros de cartel.

Aguante y facilidad carente de arte, pero que a las masas llega y de ahí ese puesto de privilegio que ocupa en el escalafón taurino.

Lo que a sus compañeros de cartel no le vale a él le sirve e incluso lo aprovecha.

Pases con la derecha, con la izquierda, aprovechando cualquier embestida, configuran una faena compacta y continuista que llega a la gran masa.

Y como a la hora de matar no duda y se vuelca y mata a los toros de estocadas certeras, pues al contrastar con los “pinchauvas” de sus compañeros la masa saca los pañuelos y el presidente no tiene más remedio que por reglamento conceder la primera oreja.

Y así con la oreja del torito de Capea el Juli da la vuelta de triunfo al anillo.

En su segundo más de lo mismo. Casi un calco de lo realizado en el primero, pero pases de todas las marcas dados con facilidad y tranquilidad. Poca variedad con la capa en este, porque sabe que no hace falta para conseguir trofeos donde les consigue calentando a sus incondicionales en banderillas para luego acabar de conseguirlo con la muleta  y su facilidad con el estoque.

Faena compacta con la franela, arrimón para paliar la falta de transmisión del torito y media estocada arriba que propicia el descabello al segundo intento en terrenos del 2 que es donde hizo la faena.

Petición mayoritaria de oreja que el presidente concede y una vez más que el Juli sale por la puerta grande de Valladolid lo que le hace acreedor cualificado a optar al Trofeo San Pedro Regalado si alguien de los que han de actuar en la última corrida de este ciclo no le supera en trofeos.

Y como RESUMEN he de decir:

- Los toros rodaron por el suelo en 23 ocasiones, algunos hasta cinco veces.

- Salvo el primero del Juli todos los demás recibieron un puyacito.

- Todos los lotes fueron igual de malos, pero el Juli supo sacar partido al suyo.

- Los toros anovillados, faltos de pitones y cornigachos todos. Sin trapío pero cebados de ahí su aspecto acochinado. Bastos de hechuras.

-Si la corrida la hubieran presenciado D. Juan Manuel Urquijo y Ussía en compañía del matrimonio Francisco Murube y Dolores Monge Roldan y hubieran visto el comportamiento y presentación de lo que ellos a base de selección lograron, seguro que no habrían reconocido a lo que debe tener su sangre.

- Cuentan que el Juli estuvo a punto de no actuar en el coso vallisoletano ya que una hora antes de el comienzo del festejo hubo de ser asistido por le médicos de servicio de la Junta de Castilla y León, según han dicho aquejado de anginas que le produjeron una hipertermia de 40º C. Entró en la enfermería de la plaza antes de festejo y allí parece que fue inyectado con un antifebrífugo. Fue esta la causa????????. Las malas lenguas…dicen muchas cosas que por no haber podido confirmar no transcribo

Y finalmente llegamos a la corrida que cierra este ciclo del mes de mayo en Valladolid, que se anuncia así:

Lunes 13 de mayo. Toros de Garcigrande y D. Domingo Hernández de Alaraz (Salamanca) y Pozos de Hinojo (Salamanca) para los matadores: Paco Ojeda, José Tomás y Leandro Marcos que tomará al alternativa.

Y tras unas horas de incertidumbre que se prolongaron hasta un cuarto de hora antes del comienzo del paseillo, pues llovió de manera torrencial, salió el sol como presagio del triunfo que iba a conseguir el novillero de la tierra. San Pedro Regalado con su mediación quiso obsequiar a Leandro con sol, buena temperatura y un lote que embistiera dentro de una corrida mansa de solemnidad.

En el paseillo dos toreros con terno blanco y oro, aunque el de Leandro tenía los cabos negros, cual eran Ojeda y el cantitorano y José Tomás con un traje nazareno y oro. Paseillo que fue amenizado con el nuevo pasodoble que la Asociación Musical Iscariense bajo la batuta de su director Eugenio Gómez García interpretó en memoria de Carlos gallego que falleció en plena feria septembrina del año 2001.

Ovación para los tres toreros y por diversos motivos, reaparición, recuerdo de faenas memorables y alternativa. Los tres saludaron desde el tercio.

Buenos presagios que hicieron honor al dicho de que “los gitanos no quieren buenos principios”.

Y la corrida he de secuenciarla así:

Primer toro con 527 kilos sale con muchos pies y de forma natural da una vuelta completa al anillo. Se vuelven en terrenos del tendido 3 para que tras estrellarse en el burladero de cuadrillas le recoja sobre la marcha el toricantado Leandro propinándole dos buenas verónicas rematadas con una media muy particular, de las que no se enroscan a los toros a la cintura.

El toro es llevado por Juan Bautista Martín Soto, peón vallisoletano al burladero de peonaje en espera de la salida y llegado de los piqueros a sus puestos de actuación.

Leandro lleva al toro, de correcta presentación, al caballo por veronicas que remata con media recortada.

Y recibe una vara trasera y muy larga por parte de Rafael Sauco Gallego. El toro al salir se cae por dos veces por lo que no puede hacer quite su lidiador.

Brega bien Juanín y sus compañeros parean con soltura y brillantez

Se lleva a cabo la ceremonia de Alternativa que resulta corta.

El nuevo matador, brinda la muerte al público y comienza su faena por alto a pesar de lo cual el toro rueda por el suelo en su quinta caída.

Tres tandas de tres derechazos cada una que son rematadas por dos pases de pecho uno con la derecha y el final con la izquierda en esa forma que inventara Espartaco.

Prueba con la izquierda en tres naturales que resultan enganchados en el remate y que finalizan con el de pecho que ahora no es obligado casi nunca.

Y pasa nuevamente a la derecha instrumentando cuatro derechazos que remata con uno de pecho.

Cuatro manoletinas vistosas que rematada con un pase por alto da paso a la suerte suprema. En la suerte natural entra para dar pinchazo, estocada y descabello a la 2ª que le hacen merecedor a juicio de un público de una oreja que al ser pedida el presidente, no sin cierta resistencia…..concede.

El toro aplaudido en el arrastre ¿???????

 Y sale el 2º toro de la tarde que ya corresponde al cabeza de terna, Paco Ojeda. Un toro de 507 y de nombre Sorpresa.

El toro sin fijeza alguna demostrando una mansedumbre desesperante. No había manera de fijar al toro, pero la presidencia en una precipitación que nadie entiende y que es común en todas las plazas, manda tocar para que salgan los montados.

Y el toro que está sin fijar y los montados que salen y el toro que se va a los montados a la misma puerta de salida del patio de caballos, que ahora está ubicado por obras, en el desolladero, y e toro que a por uno de los montados y derriba y los toreros que se inhiben en el quite y el monosabio y a la vez propietario de la cuadra que trata de salvar a su cabalgadura coleando al toro, y momentos de angustia porque los pitones tratan de “guadañar” el cuello del toro y….una lección completa de lo que no debe ser una preparación de la suerte de varas, llevada por el maestro Ojeda como director de lidia con más de dos décadas de matador de toros. ¡¡¡LAMENTABLE!!!

Y como todo el mundo está nervioso pues hasta el veterano “Juan Montiel” mueve , sin tener necesidad de hacerlo, al toro que desde terrenos de nadie se va a tomar parte de la  devolución de trastos y descompone la ceremonia. Es la pre-lidia más desastrosa que he visto en mis muchos años de aficionado.

En banderillas todo un desastre.

Y como el toro es manso y tiene tendencia a los terrenos de chiqueros, pues ni fue picado allí ni ahora Ojeda se da cuenta que es el terreno donde hay que hacerle la faena, pero él diestro, hoy siniestro, se empeña en torearle en terrenos del 6, cuando chiqueros está entre los tendidos 4 y 5 y pase que daba a favor de querencia y toro que se iba y Ojeda trataba de traerle y así durante más de diez minutos sin que sonara el aviso.  Al final el toro se fue descaradamente a terrenos de puerta de chiqueros y allí Ojeda en la suerte contraria le dio un pinchazo, luego una media, que le propicio el entrar a descabellar por seis veces hasta acabar con este toro manso de solemnidad que el publico volvió a aplaudir en el arrastre.

En su segundo un toro de 563 kilos tripudo y mal presentado con carita de niño, Ojeda se estira en 6 verónicas más efusivas que enjundiosas, pero que a pesar de ser efectuadas con el pasito atrás son jaleadas por la concurrencia.

Nuevo desbarajuste en la lidia del toro.

Manuel Cid le propina un picotazo del que sale suelto y el toro sin quite se va para “Pepillo de Málaga” que compensa  en trabajo a su compañero y, en terrenos de chiqueros le pega un picotazo del que el burel sale suelto también.

Sigue el desastre en banderillas, donde se pelean Montiel y “Alventus” por ver quien lo hace peor en algo que parece la capea de un pueblo.

Y por fin acaba la tragedia para el aficionado y comienza para Ojeda que está gordo y desmotivado.

Dos series de tres derechazos cada una sin quietud y con el pasito atrás.

La muleta a la izquierda y aunque toreando con el pico les da con quietd y bien rematados.

La muleta a la derecha y le propina al manso dos series de cuatro muletazos buenos de verdad.

Ojeda empieza a acordarse del toreo que hacia antes de irse y lo intenta….y lo intenta y comienza a conseguirlo puesto que ha entrado en terrenos del manso y le obliga a tragarse los muletazos

Y al final logró domeñar al manso y lo toreó estupendamente pero la gente no lo vio.

Iguala al toro en la suerte contraria y le propina un pinchazo. Nuevamente otro y otro hasta que se decide por descabellar lo que consigue al cuarto intento.  Y recibe pitos mientras que el toro es aplaudido en el arrastre.

 

José Tomás a su primero de nombre Entonado y con 510 kilos de peso, le recibe con cinco verónicas  buenas por su quietud que remata con una media buena. El público aplaude.

Lo lleva al caballo por lances por delante y lo deja en suerte con media flexionado las rodillas.

German González pica  caído y trasero pero el público aplaude. Ojeda pide el cambio.

Se parea bien a cargo de “Sánchez Cubero” y Emilio Fernández Avila

Su faena con la flámula comienza por pases por alto y enseguida está en el centro del anillo.

Intenta redondos que salen sucios por ser enganchados en los derrotes del toro.

Prueba por naturales e instrumenta tres buenos rematados con una trinchera baja que es jaleada y muy aplaudida????.

Y como el toro se ha rajado del todo Jose Tomás toma la tizona le suelta un media trasera que los peones se afanan en sacar de inmediato. Entera trasera y el toro dobla. Aplausos para el torero y el toro también aplaudido en el arrastre????????.

 

En su segundo un toro con 512 kilos e recibido por el diestro con cinco verónicas muy buenas rematadas con una media superior. El murmullo empieza a oírse en la plaza que presagia algo grande.

Pero pronto se desvanece la euforia cuando ve el desastre de la lidia en parte propiciada por una sedación excesiva de los jacos.

En la primera entrada del toro al caballo de Salvador Núñez el caballo hocica al recibir el impacto del toro y queda como si estuviera muerto. Nuevamente el dueño a colear al toro para evitar que hiera al jaco. ¡¡¡NUEVO EXPECTACULO DENIGRANTE!!!.

El toro que ha salido suelto se va a por el caballo que cubre puerta y allí el piquero le propina un picotazo en todo lo alto, del que el manso sale suelto.

En banderillas a destacar el segundo par a cargo de Emilio Fernández que es muy aplaudido, mientras que “Sánchez  Cubero” no anda fino.

 José Tomás empieza por naturales en una tanda de seis pases sin transmisión alguna. Nueva tanda de tres muy buena si bien aprovecha el viaje del toro que el público aplaude.

Se mete en terrenos del toro y da cuatro derechazos buenos que son aplaudidos .

Y con este bagaje, más bien corto, entra a matar, - tras ponerse un aparato ortopédico  en su muñeca derecha -,en la suerte natural donde da un pinchazo. Cambia de suerte y dos pinchazos más, para finalmente agarrar una estocada entera que da con el toro en al arena.

Es aplaudido.

 

Y sale el toro segundo del nuevo matador Leandro Marcos un toro bragado meano con algo más de pitones y alto de agujas que tiene sobre los lomos 520 kilos.

Es recibido en terrenos del 8 con 4 verónicas rematadas con la media “sui generis”.

Y cuando los picadores salen a la arena comienza el festival de desastres. Al picador de tanda le derriba, casi cornea al caballo, nuevamente trabajo para el monosabio-dueño que ha trabajado más que los tres matadores juntos. El toro sale suelto y se va para el picador qque cubre puerta quien lo pega de lo lindo. Y ante tanto desastre el matador pide el cambio de tercio que el presidente concede.

En banderillas nuevamente Juan Bautista Martín pone un primer par muy bueno El segundo a cargo de Francisco Javier Gómez Pascual muy bueno y cierra el tercio Juanin, tras no encontrar toro, con un magnífico par le propicia el desmonterado.

Tras brindar nuevamente al público comienza el nuevo doctor en tauromaquia si tesis doctoral con cuatro doblones abrochados por un pase de desprecio que es muy aplaudido.

Sigue con unos derechazos que resultan enganchados por falta de temple. Enmienda la tanda con tres redondos rematados con el de pecho que resultan buenos. Cuatro redondos más, abrochados con el de pecho calificados como buenos.

Con la izquierda dos tandas de tres naturales de las cuales la primera resultó buena y la segunda rebrincada.

Nueva serie de derechazos que son rematados con una jiraldilla muy bonita, por vistosa.

Se va  a por el estoque y tras unos ayudados con mucha hondura. Busca el hoyo de las agujas en estocada entera que hace doblar al toro y los pañuelos afloran en toda la plaza mientras el presidente ahora se hace el remolón para sacar el pañuelo por primera vez cuando luego le sacaría de inmediato.

Las dos orejas a las manos del nuevo matador y el delirio en los tendidos, en medio de gritos de TORERO, TORERO. Puerta grande para Leandro Marcos que con tres orejas, se pone a la cabeza como ganador del L trofeo San Pedro regalado que en nombre del Ayuntamiento pagamos todos los vallisoletanos.

 Y Resumiendo diré:

Los toros rodaron por la arena en 18 ocasiones.

Derribaron a cuatro caballos, más por el exceso de sedación  de los jacos que por las fuerzas de los bureles.

Que salvo tres toros que se fueron a los picadores de puerta. Recibieron un picotazo.

Que fueron mansos de solemnidad, toda la corrida.

Y que si el Vizconde Garcigrande levantara la cabeza diría: “Domingo, ¿qué has hecho con mi encaste?”

Atrás Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.