La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     (navegacion)       Búsquedas
Luis Alonso Hernández

UNA HUELGA TAURINA QUE NUNCA SE LLEVÓ A EFECTO.

                      “Lo que no pue sé. No pue sé y además es imposible”. Esta es una frase que Rafael “El Gallo” solía pronunciar tras sus faenas inconclusas . Y viene al pelo ante esta “huelga relámpago” que duró lo que un suspiro y que por ello no dio tiempo a la publicación del artículo al que no he querido quitar nada de lo que mi mente me dictó en el momento de  leer el anuncio de la misma.

                Secuencia de la E.E.B (Encefalitis Espongiforme Bovina).

                Año 1982: Prusiner descubre el prión.

                 Año 1986: Al aparecer casos de E.E.B en Inglaterra, la Comunidad Europea advierte a todos sus miembros del peligro que supone las harinas de carne, como posibles portadoras del prión, en la alimentación del ganado vacuno.

                 Los países europeos ( entre ellos España) se “saltan a la torera” la advertencia y siguen alimentando a los animales con harinas de carne, muchas de ellas, para mas INRI, importadas de Inglaterra que no desdeño sus intereses económicos.

                 Año 2000. Aparecen los primeros casos en ganado lechero en España. Dado que la normativa de la C.E, obligaba a sacrificar todas las reses de la explotación en que hubiera aparecido un positivo, comenzó a temblar el mundo del ganado bravo.

                 ¡Había que proteger a toda costa la cabaña brava española!, única en el mundo y sustentadora de: una tradición, muchas familias, a la vez que generadora de unos 200.000.000.000 de pesetas por temporada.

                Y alguna mente pensante, con gran clarividencia del holocausto bravo que podía derivarse, eximió a esta raza de la comprometedora prueba de los test prionic postmortem. ¿Como?. De la única manera posible: no llevando a los toros muertos en lidia a la cadena alimenticia, sino incinerándolos sin más.

                Además se consiguió, puesto que eran incinerados como si de positivos se tratare, que se acogieran a las indemnizaciones de sacrificio e incineración, hasta que llegara una fecha tope marcada como el día 1 de julio del 2001.¡La jugada había sido de pleno!.

                 Pero el tiempo pasa muy deprisa y llegado el día 1 de julio la C.E retiró las ayudas de incineración, fijadas en 56.000 pesetas por animal, al tiempo que entraba en vigor la Orden de 29 de junio del 2001 del Ministerio de Sanidad prohibiendo la comercialización de la carne de animales muertos en el ruedo tras la lidia puesto que “el descabello y la puntilla pueden ser instrumentos de diseminación de priones al actuar sobre el máximo reservorio de estos, cual es el bulbo raquídeo” (sic) como lo corroboran las medidas, preconizadas por un grupo de expertos, para llevarse a efecto en los desolladeros de las plazas por aquellos que, a partir de ahora, hayan de manipular las canales de los toros muertos en lidia ( uso de máscaras protectoras de el rostro, de guantes con mallas de acero etc etc).

                Y ante esta falsa “hecatombe económica” únicamente repercutible en los festejos populares - el precio de una res de lidia para consumo viene a representar unas 75.000 pesetas más 56.000 pesetas de incineración, en total unas 130.000 pesetas por animal que a razón de 6 animales por festejo dan un montante de 780.000 pesetas- la gente del mundo del toro, no los “pesos pesados”, se ha movilizado, han hablado, y han fijado como el 24 de julio el día H para la huelga de los profesionales de este sector.

                 ¡Ultimatum dado a la Administración! por los componentes de una reunión - en la que estuvieron muchos que nada pueden aportar y faltaron otros que sí podían fijar posiciones -, en el caso que el organismo estatal no de soluciones a la venta de la carne del toro de lidia para el consumo humano, prohibida por la UE, para los animales muertos a estoque.

                 Y la gente de a pie dice: “Bueno, y a mí que me importa que no se celebren corridas de toros” .”Son ellos, lo que juegan con sus intereses”.

                Hasta ahora, habían sido inteligentes al no forzar el motor y evitar con ello que se “gripara”.

                 ¡Tranquilidad!. Que lo que hay que hacer es tratar de que, lo que ahora ha dejado de subvencionar la Administración, se reparta proporcionalmente entre todos los que forman parte de la Fiesta (empresarios, ganaderos, toreros en general y público asistente) antes que poner en un brete al Estado y obligarle a que ponga en marcha sus normativas legales.

                 Estoy más que convencido que se solucionará el problema ya que perder los cerca de 200.000.000.000 de pesetas por temporada no interesa a nadie de los implicados en el reparto de beneficios.

                 A la reunión “acudieron matadores de toros tales como “El Juli” y Abellán”(sic). Pues muy bien. ¿Creen que estos chavales pueden aportar soluciones para arreglar un tema como este?. ¿Creen que el “Juli” haría la huelga por “motus propio” con los enormes honorarios que cobra por festejo?. ¿Por qué no secundó a sus dos compañeros cuando estos se plantaron ante los abusos televisivos?. Le han utilizado para “salir en la foto” y tratar de influir en la opinión de los que desconocen las verdaderas causas del complicado tema.

                También ”acudieron ganaderos como Eduardo Miura”(sic). Pues muy bien. ¿Creen que, en la actualidad, es el ganadero más representativo?. Cierto que es quien más arrobas de carne aporta por corrida lidiada, pero... ni es quién más lidia, ni quién más cobra por corrida, ni quien más bravura aporta a la Fiesta. Total que...??.

               

                 No podía faltar el Presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia que está bien que presente sus reivindicaciones, ni los  empresarios que son los que verdaderamente se sienten “agredidos” al ver disminuidas sus ganancias. Banderilleros y mozos de espadas no dejaron de asistir ya  que pueden quedarse sin el jornal durante el tiempo que dure la inconsistente huelga.

                 Pero ante todo ¿qué se pleitea?. Una reivindicación económica que la Administración considera no viable por ser lesiva y  perjudicial para el resto de los españoles. Vean sino:

                 “La Fiesta de los toros es un espectáculo que gusta a la mayoría del pueblo español. Por eso, en la época estival casi todos los pueblos incluyen en sus fiestas patronales la corrida de toros que va desde un encierro, hasta una corrida de toros convencional, pasando por toros enmaromados, vaquillas, capeas etc etc.

                 Todos estos festejos los organiza un empresario que ha de ajustarse a una subvención que los propios ayuntamientos le proporcionan.

                 Después, como negocio que es, puede ocurrir que acuda mucho público y gane dinero que va a engrosar sus arcas o que el factor tiempo o el no acierto con las preferencias del público, le proporcionen pérdidas que como es natural se sumarán a su debe.

                 ¡Así de fácil!. Lo que no es de rigor es que si pierde dinero se lo tenga que reponer la Administración pues, salvo en las multinacionales que se sepa, el empresario de cualquier actividad se la juega en cada negocio”.

                Se habló de Francia quien al parecer ha solucionado el problema congelando los canales de los toros muertos en los festejos en espera de que aparezca un test fiable para que los que no den positivo puedan entrar en la cadena alimentaria. Muy bien, la única pega que se me ocurre es que en Francia el número de festejos es un “puñadito de arena” comparado con la playa arenosa que representa el número de festejos celebrados en España, que hace se carezca en nuestro país de la infraestructura necesaria para llevar a efecto esta congelación masiva.

                Se habló también de Portugal, donde las indemnizaciones que aquí se disfrutaban siguen en vigor cuando allí no tienen necesidad de nada de este tipo, pues como los animales no se matan a estoque, sería factible que los ganaderos se queden tras el festejo con sus toros, les mantengan en sus fincas el tiempo necesario hasta que los test en vivo se descubran y así se ahorraría la administración el dinero de las subvenciones y de la incineración. Lo cual suena a utopía.

                 Se habló de la tercera solución: consumir la carne sin hacer el test prionic por eso de que “el ganado de lidia no reune demasiados riesgos de padecer la E.E.B” (sic), según se permite declarar un veterinario-ganadero. Solemne barbaridad en boca de un científico que debería conocer el riesgo priónico. Además, demuestra muy poca humanidad, pues con el solo hecho de que haya un mínimo riesgo es suficiente para no plantear la cuestión.

                Lo ocurrido en la Comunidad Extremeña, saltándose a la torera la normativa sanitaria, lo considero tercermundista. Claro que luego cuando, Dios no lo quiera, aparezcan casos de enfermedad en los humanos, correrán los responsables del desastre a pedir responsabilidades a quien en ese momento desempeñe la cartera del Ministerio de Sanidad, pues a la señora Villalobos está visto que le han puesto los puntos desde hace tiempo.

                Analizando a los ganaderos, creo que con las subvenciones han hecho más que el agosto antes de que este llegue y aun carente de espectáculos, pues no solo han cobrado por animales lidiados sino por las madres que les parieron. Cuidado con las peticiones viciosas no sea que la Administración comience a enterarse y comience a revisar concienzudamente el número de animales, de todo tipo, subvencionados.

                Interesante la exigencia del Ministerio único, como rector del mundo del espectáculo taurino. Ojo que ese ministerio al crearse, por lógica ha de actualizarse. Legislará y hará cumplir lo legislado que ha de incluir, sanidad, registro de nacimientos, revisión de contratos: tanto de empresarios; como de ganaderos; como de matadores; como de sanciones por transgresiones del reglamento etc etc etc.

                Acuérdense del refrán que para hacerle digno de finalizar el artículo cambio el contenido por: “No remuevan los estercoleros ya que...”.

LUIS ALONSO HERNÁNDEZ Veterinario

Atrás Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.