La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     La Tauromaquia >>    La Lidia >>        Búsquedas

LA LIDIA

La suerte de matar

Una vez decidido por el diestro acabar la faena o bien por envío de recado presidencial, aviso, (por medio de un pañuelo blanco) de haber rebasado el tiempo o la faena debe este diestro cumplir con la máxima de la fiesta que es matar al toro. Para matar al toro lo primero que deberá hacer el torero es situarlo en suerte, colocarlo en un lugar de la plaza donde el toro se entregue más. Esto lo debería haber visto el torero durante la faena porque hay lugares que son más propicios al toro. Las querencias, en estos lugares el toro se muestra más proclive a quedarse quieto por encontrarse más a gusto, sin despistarse y a la vez se arrancan mejor al estimulo del cite. La ubicación del toro recibe el nombre de natural si el burel va a tener salida de la suerte hacia los medios y en cambio cuando va a salir hacia las tablas se denomina suerte contraria. Esta disposición es favorable según sea el toro, pues el bravo facilitara mejor la suerte natural y el manso la contraria. Hemos llegado a la suerte suprema, y por lo tanto el torero debe de tener al toro con las manos lo mas juntas posibles y en una posición paralela para así abrir lo más posible los llamados hoyos de las agujas. El torero situado frente al toro citara echándole la muleta al hocico del toro lo más abajo posible para que este al humillar facilite en lo posible la entrada del estoque. Lo primero que valoraremos a la hora de ver la estocada es la rectitud como se haya tirado el torero sobre el astado. No se puede clasificar bien una estocada saliéndose de la suerte (aliviándose). Después hay que valorar la trayectoria y profundidad de la estocada. La profundidad se indica por el grado de penetración del estoque en el cuerpo del bovino. Y parte del pinchazo, que no entra, el pinchazo hondo, entra menos de una cuarta, estocada corta, más de pinchazo hondo, sin llegar a la media, la media, penetra medio estoque, la honda, más de tres cuartos y la entera. Esta última recibe también varios apócrifos como hasta la empuñadura, hasta los gavilanes, hasta la mano, hasta la bola, etc. Nunca se debe de decir que ha dejado el estoque en todo lo alto, pues si así fuera el torero pincharía en hueso o descordaría al animal, es pura cuestión de anatomía bien simple Pero sin una buena colocación la estocada no es buena, hoy en día y por gran parte del público se aplaude con abundancia bajonazos solo por haber desaparecido todo el acero en el cuerpo del toro siendo de mucho más mérito un pinchazo arriba entrando en rectitud que un bajonazo entero en los bajos. Por colocación y trayectoria las estocadas pueden ser, En la cruz, la que cae en el lugar preciso donde acaba el morrillo en medio de la cruz de los omoplatos del toro, siendo la más certera y de mayor valor. Llámese trasera a la que queda pasado este lugar, o delantera la que no llega. Siendo después desprendida la que queda ladeada hacia la derecha del hoyo de las agujas y baja o bajonazo según el desprendimiento vaya siendo mayor. Cuando el desprendimiento es hacia la parte izquierda se denomina contraria y por lo tanto será baja y bajonazo contrarios. La trayectoria se mide según la rectitud y el ángulo de penetración del estoque. La perfecta entra con un ángulo de ataque de 45º y luego pueden ser tendidas las que tienen un ángulo menor o perpendiculares las que entran en ángulo recto. A la vez habrá que observar la tendencia de la espada y si esta va recta será perfecta siendo cruzada cuando tenga travesía hacia un lado y que hace guardia si asoma por el otro lado.

Cuando el toro no doblara a consecuencia de la estocada se deberá utilizar el verduguillo o descabello. Siendo esta una suerte de matarife en matadero no representa mayor mérito que la brevedad en su cometido para evitar al animal sufrimientos inútiles.

En general, todas las suertes del torero constan de: preparación, ejecución, colocación de las armas toricidas y una salida o remate

 

Atrás Arriba Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.