La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     La Tauromaquia >>    La Lidia >>        Búsquedas
LA LIDIA

Los premios

Cada día es más generalizado la petición y posterior concesión de premios al finalizar la faena. Los premios siempre deben de costar algo la oreja por la oreja no es mérito de nada. La verdadera categoría la dan los triunfos sonados y unánimes y no esas orejas regaladas en medio de una división de opiniones. Para pedir la oreja lo primero que ha tenido que hacer uno es estremecerse de emoción durante la faena además de haber sido rematada esta con una estocada perfecta. La concesión de una oreja no es baladí ni a nadie ayudan las orejas de regalo o de compasión. El premio debe ser ganado a ley. Y si no que le pregunten a cuantos acostumbrados a la casquería todos los días han llegado a coso exigente y les han dicho que allí se va a torear y han salido de la plaza preguntándose que han hecho mal sin encontrar respuesta. La oreja se debe dar a las grandes faenas y no por cualquier faena de pegapases. De todos modos siempre se puede salir de la plaza, orgulloso, habiendo visto grandes faenas no culminadas por la espada y sin premios que no con el sabor del regalo. Para los dos trofeos y para la culminación del rabo ya debemos supeditar el desarrollo de toda la lidia desde que salió el toro. Nunca se puede valorar una faena de muleta con dos orejas si esta no fue acompañada de una buena parada del burel, un buen tercio de varas, unas banderillas colocadas bien, y una gran estocada que la culmine. Y para el máximo trofeo ya habrá que tener en cuenta emoción a raudales desde el principio. 

El toro también tiene sus premios siendo uno la ovación al arrastre o los pitos en su caso, la vuelta al ruedo en el arrastre y el indulto en el caso de su concesión. El toro se pitará u ovacionará basándonos en su comportamiento durante su lidia. Empezando a contar desde el comportamiento en varas, la franqueza en sus arrancadas en banderillas y su condición en el tercio final. Cuando un toro bravo en el caballo que además reciba más de tres varas aunque las últimas se realicen con la parte contraria del palo a donde se sitúa la puya, el regatón, sea pronto y largo tanto en banderillas como en la muleta, tenga un tranco largo y noble en la muleta y además cuente con la casta suficiente para aguantar los diez minutos reglamentarios de la faena puede ser indultado a petición del público o del ganadero. Consiguiendo de esta manera el premio máximo que es la vida después de la corrida y volver a la ganadería para pasar a ser padre de futuros toros. Para los premios al toro se emplea distinto pañuelo que para los premios al matador, mientras al matador se le otorgan los premios con una sucesión de pañuelos blancos, (Un pañuelo una oreja, segundo pañuelo dos orejas y tercer pañuelo rabo) para el toro se emplean un pañuelo azul (Para la vuelta al ruedo) y un pañuelo naranja (Para el indulto).

 

Atrás Arriba


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.