La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>             Búsquedas

TITULAR

 

El encaste de Albaserrada

ORÍGENES

El Marqués de Albaserrada adquirió en 1912 una porción de la ganadería de su hermano, el Conde de Santa Coloma. Los distintos tratadistas coinciden en señalar que las reses transferidas constituían la parte de origen Saltillo existente en la vacada del Conde, y así fue en realidad, aunque también es verdad que entraron en la operación una minoría de ejemplares procedentes de Ibarra y de la misma forma, Santa Coloma, se reservó los mejores animales oriundos de Saltillo.

Albaserrada mantuvo la ganadería hasta su fallecimiento, ocurrido en 1920, y un año después fue vendida a José Bueno. Más tarde quedo en poder de su viuda, Juliana Calvo, que agregó en 1930 otras noventa y dos vacas del Conde de Santa Coloma.

La vacada fue posteriormente heredada por los hermanos Escudero Calvo, bajo cuya dirección fue degenerando, perdiendo paulatinamente su buen cartel y desapareciendo de todas las plazas importantes. Entre 1961 y 1965 fue adquirida por Victorino, Adolfo y Venancio Martín Andrés, quienes acometieron con éxito la tarea de recuperar la ganadería.

EL PROTOTIPO DEL ENCASTE DE ALBASERRADA

Las reses de Albaserrada son muy similares morfológicamente a las de puro origen Saltillo, presentando tan solo algunas pequeñas diferencias. De hecho se puede asegurar que un toro de Albaserrada tiene cuatro quintas partes de Saltillo por una quinta parte de Santa Coloma.

Esta distribución porcentual se traduce en un tipo de vacuno que luce capas cárdenas y negras, acompañadas por accidentales entrepelados, bragados, meanos, rabicanos y más raramente salpicados, listones y ojalados.

Se trata de ejemplares de talla media, finos de tipo y de piel, que exhiben tradicionalmente perfiles cefálicos rectos, aunque en la actualidad también aparecen algunos toros subconvexos. Presentan la cabeza estrecha, alargada y voluminosa, con forma de triángulo isósceles invertido, de sienes estrechas y morro afilado (hocico de rata). De forma minoritaria aparecen algunas reses más anchas de sienes, chatas y de hocico más amplío, identificables con una mayor influencia de sangre Santa Coloma.

Los ojos de los "albaserradas" son muy saltones, dotados de gran viveza en la mirada y que dan sensación de estar situados en una posición más anterior que en los restantes vacunos de la raza, debido a su tamaño grande y a la menor anchura que tiene el hueso frontal.

Las encornaduras suelen ser finas en su base y en todo su trayecto, alcanzando un nivel de desarrollo considerable. Normalmente se dirigen hacia arriba, con distintos grados de curvatura, dando lugar a ejemplares veletos, cornivueltos y cornipasos. Estos tipos de astas son los más característicos en los "albaserradas" por afinidad con los "saltillos", pero también aparecen ejemplares acapachados, corniapretados, cornidelanteros e incluso gachos, evidenciando su otra rama de procedencia, la derivada de Santa Coloma.

El cuello de los toros de Albaserrada es largo y muy móvil, con el morrillo marcado y con un desarrollo discreto, aunque no suele ser muy prominente. Además son degollados de papada, característica que afina la línea de los ejemplares y destaca en mayor medida la armonía del cuello. La inserción de la cabeza en éste suele ser brusca y en forma de golpe de hacha.

La línea dorso-lumbar es recta, el vientre recogido, la grupa redondeada y las extremidades largas, finas y fuertes.

En su mayoría los ejemplares de este encaste responden de una forma muy fiel al prototipo definido al hacer referencia a las reses de Saltillo, con tres diferencias destacables y es que los Albaserrada alcanzan mayor tamaño y peso corporal que los "saltillos" puros y además suelen tener encornaduras más desarrolladas que éstos.

LAS VACAS DEL ENCASTE DE ALBASERRADA

Las hembras son de talla y peso medios, luciendo predominantemente un perfil cefálico recto, aunque también aparecen algunas subcóncavas, entre las que acusan mayor influencia de la sangre Santa Coloma, y otras subconvexas que son considerablemente más "asaltilladas".

Por lo general tienen la cabeza alargada y en forma de triángulo isósceles de base superior y vértice inferior. Los ojos son grandes, saltones y se sitúan en una posición muy alta y considerablemente más frontal, que en el resto de los vacunos de la raza, Son estrechas de sienes y presentan por lo general el hocico afilado (hocico de rata) tan característico en todas las líneas ganaderas influidas por la sangre de Saltillo.

Su cara es lavada y los cuernos tienen una inserción alta, son de coloraciones oscuras (astisucios y astinegros), muy finos en la base, en todo su trayecto y en los pitones, predominando los ejemplares cornalones. En cuanto a su dirección abundan más las veletas, cornivueltas y cornipasas, dándose también comidelanteras. Las acapachadas y corniapretadas, que también son frecuentes, denotan una mayor influencia de Santa Coloma y suelen presentar el morro más ancho.

El cuello de las vacas de Albaserrada es largo y fino, con la papada muy poco perceptible (degolladas). La línea dorso-lumbar suele ser recta o un poco ensillada, la grupa más bien angulosa y la línea ventral de desarrollo discreto. Las extremidades son finas y de mayor longitud que las de las hembras puras de Saltillo o de Santa Coloma, mientras que la cola es fina y larga, con borlón abundante.

Las capas son predominantemente cárdenas oscuras y negras, dándose también los restantes pelajes de la gama cárdena, aunque las variedades claras son menos frecuentes. Entre los accidentales que acompañan a estas pintas el más representativo es el entrepelado y también abundan el bragado, bocinegro, ojalado y rabicano. Menos frecuentes son el salpicado y el listón.

EL COMPORTAMIENTO DEL ENCASTE DE ALBASERRADA

En cuanto a sus condiciones para la lidia, los "albaserradas" han resultado tradicionalmente tan agresivos como desiguales. En conjunto han sido siempre toros muy encastados, dotados de una gran viveza y agilidad, fieros y bastante complicados para los toreros por su facilidad para aprender.

Durante muchos años los toros de este origen no han tenido término medio, pareciendo algunos extremadamente bravos y espectaculares en su pelea dutnte el primer tercio, dotados de una extraordinaria transmisión, temple, calidad capacidad para humillar ante los engaños de los toreros, aunque nunca son )ntos, ni fáciles de lidiar, Junto a éstos, han abundado otros mansos y encastaos a la vez, muy listos, sin entregarse, con tendencia a quedarse muy cortos en muleta y dispuestos a herir a los diestros al menor descuido.

En las últimas décadas estas características típicas de los "albaserradas" han alcanzado su máximo esplendor en los aspectos positivos, logrando aunar la bravura que se les reconoce históricamente con una mayor regularidad hasta convertirse en ejemplares capaces de encumbrar y consagrar profesionalmente a los toreros, asegurando casi siempre un magnífico espectáculo para los buenos aficionados.

 

Del libro "Prototipos raciales del toro de lidia"  del Ministerio de Agricultura.

Enlaces relacionados:

-Ganadería de Victorino Martín >>

-Página web de Victorino Martín >>

 

Atrás Arriba Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.