La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     (navegacion)       Búsquedas

TITULAR

 

LOS TOROS DE LA TIERRA

    El concepto de toros de la tierra, comprende unos animales de la misma procedencia que los Jijones, que no constituian casta distinta y que pastaban en las dehesas marginales del Jarama en su recorrido por la comarca madrileña. Constituyen los núcleos principales  de esta agrupación la de D. José Rodríguez, que alcanzó su mayor fama con Los Bañuelos, y los ganaderos de Colmenar, Félix Gómez, Manuel Aleas, Vicente Martínez y la de Gaviria.

La ganadería de José Rodríguez reunía reses procedentes de arriendo de diezmos, de los que provino la base principal de lo de Jijón, de ahí que ambas ganaderías fueran del mismo origen. Una de las ramas más importantes de esta ganadería fue la de Bañuelos.

La Ganadería de Manuel Aleas se fundó en 1783, por adquisición de 20 vacas y un semental de Vicente Perdiguero, procedentes de Manzanilla. Es la más antigua, pues tiene antiguedad de 5 de mayo de 1788. Fué Manuel Lucio Aleas Fernandez, nacido en 1717, quien elevó y dió fama a esta ganadería.

En 1818 adquirió 60 vacas a Juan Crisóstomo, de Menasalbas, que eran de pelo negro, lombardo, con un listón rojo por  el lomo y rojo, asimismo el hocico, sin que faltasen los retintos oscuros. Estas vacas las cruzó con un toro colorao encendido de  Diego Muñoz, de origen Jijón, que no cuajó, en vista de lo cual lo cambió por otro de D. Manuel Gaviria, que ligó bien.

En 1830 se le presentó ocasión de hacerse con un toro del Barbero de Utrera, "Azulito", colorao claro, bragao, que llevaba sangre Vistahermosa, y que la empresa de Madrid no había podido lidiar y lo tenía en la finca Colmenareña de Prado Herrero. Lo cruzó con un lote escogido de vacas jijonas y salieron unos descendientes de mejor trapío y bravura.

La ganadería de D. Félix Gómez fue constituida sobre la base de lo que anteriormente había formado Manuel García Briceño, con vacas manchegas del Marqués de Malpica y Diego Muñoz Vera y sementales de Casta Jijón e incluso pudieron serlo también de los últimos nombrados, cuyas reses provenían al fin y al cabo de los jijones.

Después de pasar le de Manuel Briceño por la propiedad de su sobrino José López Briceño, los efectivos, bastante reducidos, 33 reses, hembras en su mayoría y dos sementales cuatreños, fue adquirida por Elías Gómez, que la aumentó con más de medio centenar de vacas de Salcedo González y Laso. Por herencia de sus hijos, se repartió la ganadería, y uno de ellos, Félix, se hizo con gran parte al comprar a sus sobrinos. Parece ser que el efecto producido por emplear un semental de Salvatierra, retinto oscuro, no fue el deseado de mejorar la ganadería y cambió de momento las características de la misma qué, posteriormente, recuperó sus características , gracias a los esfuerzos de Félix, gran aficionado, y conocedor del ganado, bajo cuyas manos alcanzó sus mejores éxitos. Como características de esta se señalan el color retinto oscuro, recogidos de cuerna, blandos y propensos a la huida al principio acrecían después su bravura y dureza al castigo.

La ganadería de Vicente Martínez   tuvo su origen en la compra que este hizo a Juan José Fuentes de 400 cabezas. Tuvo grandes éxitos con su ganadería, que procuró siempre mejorar con sementales andaluces, especialmente con uno berrendo en negro de Joaquín de la Concha y Sierra. El pelo retinto y castaño con este cruce, se hizo berrendo en colorado. A la muerte de D. Vicente, la ganadería pasó a sus  hijos políticos que acrecentaron todavía más su fama con el cruce del famoso semental "Diano", de D. Eduardo Ibarra.

La Ganadería de los Gaviria (fueron tres) se formó con efectivos de Vicente Perdiguero, oriundos del Manchego José Manzanilla, jijonas. A este ganado, juntamente con lo adquirido a Pedro Laso, agregó una parte de lo comprado a Manuela de la Dehesa y, a base de seleccionar, consiguió una gran ganadería que completó con los de Veragua.

El Fenotipo de los toros de la tierra, era su gran alzada, cuello largo, fuerte de patas, papada poco colgante, cuernos  gruesos y desarrollados, capa negra, bermejos y berrendos, listones, carinegros y coliblancos.

Procedente del libro "El toro de lidia" de Ramón Barga.

 

 

 

Atrás Arriba Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.