La Cabaña Brava 

Inicio

Foro

 

 

Noticias

Crónicas

Carteles
Asociación
Populares
Opinión
La Tauromaquia
El Aficionado
Prensa
Exposición
 
 
El Tauronauta
Informes
Publicaciones
Resúmenes
 

 

  Inicio >>     (navegacion)       Búsquedas

TITULAR

 

El encaste de Saltillo

ORÍGENES

La ganadería del Marqués de Saltillo procede directamente de una de las partes en las que se dividió la vacada del Conde de Vistahermosa, concretamente el lote adquirido en 1823 por Salvador Varea, que posteriormente llegó a poder de la familia Picavea de Lesaca, quien la mantuvo entre 1827 y 1854, vendiéndola entonces a Antonio Rueda y Quintanilla, Marqués de 5 altillo.

En el momento de efectuar la adquisición, la vacada estaba integrada por unas ochocientas cabezas que, el Marqués y posteriormente sus herederos, seleccionaron y afinaron considerablemente hasta que en 1918 compró la ganadería Félix Moreno Ardanuy, cuyos descendientes siguen manteniendo aún la procedencia de Saltillo.

La importancia del encaste de Saltillo en la actual cabaña brava de nuestro país es puramente testimonial, como lo es igualmente el número de efectivos puros de esta línea ganadera que subsisten en España. No ocurre lo mismo en otros países, como Méjico, donde estas reses constituyen la base de las ganaderías de lidia allí existentes.

Además, en España, las vacadas derivadas de Saltillo lidian muy pocos productos, llevan muchos años ausentes de las principales ferias y, salvo el hierro de Moreno Silva, tampoco están presentes en plazas y festejos de altura, de modo que este encaste es ahora mucho más relevante por su influencia en la creación de los de Santa Coloma y Albaserrada, que por si mismo.

EL PROTOTIPO DEL ENCASTE DE SALTILLO

Morfológicamente los ejemplares de Saltillo son de tamaño medio, en relación con el conjunto de la raza de lidia. Tienen generalmente un perfil cefálico recto y su cara es más bien alargada, rizosa y de aspecto fiero. Suelen ser estrechos de sienes, están dotados de ojos grandes y saltones, con mirada muy viva y presentan con mucha frecuencia el hocico afilado.

De hecho, este hocico de rata sólo se da con regularidad en tres encastes, el de Saltillo y por influencia del mismo en los de Santa Coloma y Albaserrada.

Las encornaduras de los ejemplares puros de Saltillo no aparecen excesivamente desarrolladas, sino que son finas en su base y alcanzan una longitud media o incluso más corta, dirigiéndose normalmente hacia arriba (corniveletos) y más raramente hacia arriba y luego hacia atrás (cornivueltos) o hacia arriba, hacia fuera y finalmente hacia atrás (cornipasos).

El cuello es largo, con poco morrillo y la papada casi imperceptible, abundando en su condición de "degollados". La línea dorso-lumbar es muy recta, la grupa redondeada y las extremidades finas y de longitud media, acordes con el resto del esqueleto, mientras que la cola es fina y no muy larga.

En conjunto son reses de poco volumen, bajas de agujas y que lucen capas cárdenas y negras. Los accidentales que acompañan a dichos pelajes son mucho más reducidos que los descritos como característicos en los "santacolomas", destacando la presencia del entrepelado, bragado, meano, axiblanco, listón y rabicano, mientras que las particularidades en forma de manchas blancas en la cabeza, extremidades, cola o en región del ijar son muy poco frecuentes.

LAS VACAS DEL ENCASTE DE SALTILLO

Las hembras de este encaste son más bien pequeñas de talla y presentan un perfil cefálico característicamente recto, pudiendo darse ocasionalmente alguna que sea subcóncava.

La cabeza es considerablemente alargada, estrecha de sienes y de mono, presentando con frecuencia el llamado hocico de rata. Los ojos son grandes y saltones y las encornaduras se sitúan en una posición alta de la cabeza, siendo muy finas en todo su desarrollo. Generalmente predominan las corniveletas y acapachadas, pero también se dan corniapretadas, brochas, corniabiertas, playeras y más raramente cornivueltas y cornipasas.

El cuello es largo y fino, y la papada apenas se evidencia (degolladas). La línea dorso-lumbar suele ser muy recta y la ventral no resulta muy prominente. No suelen ser anchas ni de pecho, ni de grupa. Las extremidades son finas y proporcionalmente más largas que las de los machos. Las ubres presentan aspecto globoso y tamaño medio, mientras que la cola es fina y larga.

En conjunto tienen un aspecto muy vivaz y son armónicas y bonitas, destacando por su espectacularidad las de pintas cárdenas y encornaduras veletas, que se identifican como más características del encaste.

EL COMPORTAMIENTO DEL ENCASTE DE SALTILLO

En cuanto a su comportamiento durante la lidia, los toros de Saltillo son marcadamente agresivos y en la actualidad, salvo excepciones, resultan complicados para la práctica del toreo moderno.

Son bastante desiguales en su pelea durante el primer tercio, dándose algunos muy bravos, junto a otros que mansean claramente. Además tienen tendencia a desarrollar sentido y dificultades durante la faena de muleta aunque también salen algunos ejemplares con mucha calidad. Por estas razones hace ya mucho tiempo que sólo los lidian diestros que no pueden imponer sus exigencias en los carteles.

En la actualidad únicamente subsisten en España tres ganaderías puras de este origen vinculadas a la familia Moreno de la Coya, la de Moreno Miura, antes de Javier Moreno de la Coya; la que se anuncia a nombre de Saltillo, dirigida por Enrique Moreno de la Coya y la de José Joaquín Moreno de Silva.

 

Del libro "Prototipos raciales del toro de lidia"  del Ministerio de Agricultura.

 

Enlaces relacionados:

-Ganaderías de Saltillo >>

 

Atrás Arriba Siguiente


Envía comentarios o sugerencias al respecto de esta página Web a:    webmaster@toroszgz.org

Para contactar con nuestra Asociación:

Por correo ordinario:  Asociación Cultural "La Cabaña Brava"

Apdo. de Correos 10208

50080  Zaragoza

Por e-mail:   toroszgz@toroszgz.org 

Las informaciones y artículos de opinión que aparecen en esta página pueden ser reproducidas por cualquier medio, siempre que se cite su procedencia y se comunique por e-mail a la Asociación editora, la cual no se responsabiliza del contenido de los artículos y noticias que van firmados.